Economía
Ver día anteriorDomingo 10 de enero de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Hugo Chávez llama a la calma; analistas simpatizan con la medida, opositores la rechazan

Compra desaforada de electrodomésticos en Venezuela por devaluación del bolívar
Foto
Compradores confluyeron ayer en tiendas de productos electrónicos de CaracasFoto Reuters
Afp y Reuters
 
Periódico La Jornada
Domingo 10 de enero de 2010, p. 15

Caracas, 9 de enero. Centenares de venezolanos invadieron las tiendas de electrodomésticos este sábado para comprar aparatos importados, con la expectativa de que ocurra un aumento importante de los precios tras la devaluación del bolívar, la moneda nacional, anunciada el viernes por el gobierno.

Por su parte, el presidente Hugo Chávez afirmó que la devaluación de la moneda venezolana potenciará la productividad nacional en este país, que es netamente importador de mercancías y alimentos.

Decenas de personas soportaron largas filas de espera para poder comprar todo tipo de aparatos, desde refrigeradores, lavadoras, televisores, equipos de sonido, computadoras, en un país donde el afán consumista contrasta con el socialismo que pretende implantar el mandatario desde hace 11 años.

El viernes, el Ejecutivo anunció una depreciación del bolívar, que se mantenía en 2.15 por dólar desde 2005 desde hace casi siete años. Sin embargo, en el activo mercado negro la cotización ha llegado hasta siete bolívares por dólar.

A partir de mañana lunes habrá en Venezuela dos precios oficiales del dólar: 2.60 para productos de primera necesidad, remesas e importaciones del sector público y 4.30 para el resto de productos, como los electrónicos. Cada dólar costará 4.30 bolívares para importar productos no considerados prioritarios, entre ellos artículos de lujo, tabaco y bebidas, como el whisky, del cual los venezolanos se encuentran entre los mayores importadores.

Chávez anunció la devaluación el viernes, cuando se transmitían partidos de béisbol, uno de los deportes favoritos en el país.

Este sábado decenas de ciudadanos decidieron adelantarse a esta subida anunciada de los precios. Decidimos que hoy era el día para comprar un televisor antes de la explosión de los precios. Fuimos a varias tiendas, había filas demasiado largas, finalmente encontramos una menos concurrida pero los productos volaban. Todo el mundo quería comprar hoy, contó una compradora a la Afp.

Expertos vaticinan un aumento de la inflación, donde los precios subieron 25.1 por ciento en 2009, la tasa más alta de América, mientras la economía se redujo 2.9.

En un acto público Hugo Chávez dijo que la devaluación potenciará la economía y la productividad nacional. Hemos estado vendiendo los dólares muy baratos durante mucho tiempo. Muchos sectores de la economía nacional prefieren importar, porque les sale muy barato, que incrementar los esfuerzos para producir en Venezuela, afirmó.

Esto va a generar mayor productividad en Venezuela. Vamos a terminar consumiendo más productos hechos en Venezuela, aseguró el mandatario.

Tenga el pueblo la tranquilidad plena. La oposición está tratando de llenar, de meter miedo al pueblo; esa es su estrategia. Yo llamo a mantener la calma, agregó.

Chávez aseguró además que el gobierno y el Banco Central van a combatir con una fuerte intervención el llamado mercado del dólar permuta, una tasa de cambio considerada legal aunque no oficial, que resulta de la venta de bonos de deuda venezolanos.

Analistas consideran que la medida volverá a las empresas venezolanas más competitivas, al bajar el costo de sus productos en el exterior, a la vez que vuelve más costosas las importaciones. Sin embargo, opositores a Chávez sostienen que la depreciación favorece al sector público en un año de elecciones y tendrá un impacto negativo en la inflación del país; también sostienen que la decisión de Venezuela encarecerá las importaciones y agravará el comercio, particularmente con países como Colombia.

Para José Guerra, ex directivo del Banco Central, habrá más plata para el gobierno y menos para la gente.

Con el tipo de cambio de 4.3 bolívares por dólar la calidad de vida de los venezolanos es automáticamente devaluada, ya que ahora tenemos la mitad del dinero que teníamos antes, dijo el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, opositor de Chávez.