Política
Ver día anteriorSábado 23 de enero de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Trasladada a Morelia, es reportada como muy grave; en octubre fue víctima de otro atentado

Sufre emboscada alcaldesa michoacana

Ayer, 21 asesinatos ligados a la delincuencia organizada, 9 de ellos en Tijuana, Baja California

Ernesto Martínez, Sergio Ocampo, Rubén Villalpando, Miroslava Breach, Javier Valdez, Antonio Heras y Saúl Maldonado, corresponsales
 
Periódico La Jornada
Sábado 23 de enero de 2010, p. 9

María Santos Gorrostieta Salazar, presidenta municipal de Tiquicheo de Nicolás Romero, Michoacán, fue víctima de un nuevo atentado a balazos cuando salía con otras cuatro personas de una reunión de tema agropecuario celebrada en Ciudad Altamirano, Guerrero, informaron fuentes oficiales.

El ataque se perpetró a las 15:40 horas en el bulevar Coyuca de Catalán-Ciudad Altamirano, cuando la alcaldesa priísta y sus acompañantes iban en convoy con otros funcionarios de Michoacán, pero su vehículo se adelantó y fue blanco de los atacantes.

Gorrostieta recibió tres balazos en tórax, pierna y abdomen, por lo que fue reportada muy grave y a las 18:40 se le trasladó al hospital Star Médica de la capital michoacana, donde se le intervino quirúrgicamente, mientras personal militar y policial desplegaba la vigilancia del edificio ubicado sobre la avenida Camelinas.

Benigno Gorrostieta, hermano de la alcaldesa, conducía la camioneta Ford Lobo, que recibió al menos 30 balazos, de los cuales dos lo hirieron en una costilla y una pierna, mientras Marbella Reyes Ortoño (directora del Instituto de la Mujer de Tiquicheo) resultó lesionada en el tobillo y brazo derechos, y Fanny Almazán Gómez, reportera de El Sol de Morelia, fue alcanzada en pierna y rodilla.

Miguel Elías Pérez Negrón –jefe de prensa de Gorrostieta Salazar– al parecer quedó ileso, pero se le trasladó con los otros acompañantes a Morelia en un segundo helicóptero, mientras la periodista fue internada en un hospital de Huetamo.

Al salir de su domicilio, el 15 de octubre pasado, la alcaldesa de Tiquicheo fue víctima de un primer ataque con rifles de asalto y granadas de fragmentación, y su esposo José Sánchez Chávez perdió la vida mientras ella recibió cuatro impactos de bala.

En los municipios michoacanos de Purépero, Tangancícuaro y Cherán, además, elementos del Ejército decomisaron 118 granadas, 15 fusiles de asalto, seis pistolas y 298 cartuchos útiles; además de localizar una bodega y tres laboratorios para la elaboración de drogas sintéticas, donde había en total 18 mil 390 litros de sustancias químicas.

Derribado, helicóptero de la PGR

A su vez, moradores del municipio de Uruachi –ubicado en la alta sierra Tarahumara de Chihuahua y colindante con Sonora– dijeron que personal de la Procuraduría General de la República (PGR) y pistoleros libraron un tiroteo el jueves y en el incidente fue derribado un helicóptero de la dependencia.

Los testigos afirmaron que los sicarios dispararon a la aeronave con armas calibre 50 y al derribarla murieron varios de sus tripulantes; pero una fuente del Operativo Coordinado Chihuahua confirmó que sólo el piloto resultó herido y dos elementos de la Policía Federal Investigadora quedaron ilesos, cuando intentaron descender en una pista clandestina de Uruachi donde momentos antes aterrizó una avioneta Cessna que aparentemente transportaba droga.

Ayer también se reportaron al menos 21 asesinatos en diversas entidades, ocho de los cuales corresponden a Chihuahua e incluyen a Luis Ángel Posada Ruiz, El Maky, ultimado en la capital estatal y quien según las autoridades participó en la emboscada contra el convoy del gobernador José Reyes Baeza en febrero de 2009.

Además, en el chihuahuense municipio de Aldama, un grupo armado levantó a 11 jóvenes aparentemente vinculados al robo de vehículos cuando se hallaban en un negocio de autolavado, pero dos fueron liberados ayer de madrugada.

Del total de asesinatos, otros nueve se perpetraron en Tijuana, Baja California; dos en Gómez Palacio, Durango, y los restantes dos en Sinaloa, donde además renunciaron a sus cargos los jefes de las policías municipales de El Fuerte, Guasave y Ahome, respectivamente Martín Armenta Gil, Benito Bon Montoya y Genaro García Castro.

Añadir un comentario