Política
Ver día anteriorLunes 25 de enero de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La CFE detectó el engaño y sólo hizo severa llamada de atención

Líder del SUTERM se aprobó más salario en forma irregular

Despiden a empleada que recibió la orden de hacer el ajuste en nómina

Fabiola Martínez
 
Periódico La Jornada
Lunes 25 de enero de 2010, p. 11

En septiembre pasado, el dirigente del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM) en el valle de México, Mario Urbina Domínguez, consideró que su nivel de ingresos no correspondía a su alto rendimiento y decidió aumentarse el salario 6.7 por ciento, nivel equivalente a un brinco de tres escalones en la nómina de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Al detectar la maniobra, la gerencia de la CFE despidió a Rossana Jaramillo Hernández, la empleada administrativa que manipuló la nómina por órdenes del líder, mientras que a Urbina Domínguez sólo le giró una severa llamada de atención por escrito.

Aunque el aumento en referencia fue aplicado incluso con retroactivo, la CFE le descontará el monto adicional (salario y prestaciones) de manera proporcional, es decir, reintegrará lo tomado de manera irregular en varias quincenas.

Trabajadores de la CFE, quienes pidieron no ser identificados para evitar represalias de la dirigencia de su sindicato –cualquiera que se mueva fuera de lugar es despedido–, lamentaron que los abusos de autoridad vayan en aumento en el SUTERM.

Identificaron como cabeza de esta red de tráfico de influencias y corrupción a José Tobón, coordinador de la división Centro-Sur en el sindicato, quien, a su vez, es cercano al líder nacional de la organización, Víctor Fuentes del Villar, el mismo que llegó al cargo tras la muerte de Leonardo Rodríguez Alcaine.

Actualmente el sindicaro representa a los más de 80 mil trabajadores de la CFE, cuyo lema es Una empresa de clase mundial.

En abril de 2007, Fuentes del Villar expresó frente al presidente Felipe Calderón, en remembranza del proceso que lo ratificó en el cargo en noviembre de 2006: “todo se manejó con apego a la ley, como lo hizo usted.

“Pero lo que quiero presumir a todos mis compañeros –expresó entonces el líder, en una ceremonia realizada en Los Pinos– es que días después usted personalmente se tomó la molestia de llamarme y decirme textualmente lo siguiente: ‘Don Víctor, ¿cómo le hace?’ Yo le contesté: ‘señor, con honestidad y mucho trabajo’”.

Y esa idea de productividad fue de la que echó mano Urbina Domínguez, cuya secretaria de relaciones obreras –del comité seccional– es esposa del mencionado coordinador regional Tobón.

De acuerdo con el oficio HH001/0022/2010, del 12 de enero pasado, el gerente regional de Producción Central de la CFE, Jesús Antonio Nebradt García, informó a Manuel Pérez Topete las causas y consecuencias de los actos de Urbina Domínguez.

El acta administrativa integrada el 18 de diciembre, detalla el directivo, tiene origen en la irregularidad consistente en el incremento improcedente vía nómina de tres niveles de desempeño (6.7 por ciento) adicionales al salario del señor Urbina, quien es auxiliar técnico de producción, actualmente con permiso, con goce de salario, para fungir como secretario general de la sección 148 del SUTERM.

La irregularidad fue burda y, por ello, muy fácil de detectar en el listado del Sistema Integral de Recursos Humanos, a partir de la primera quincena de octubre de 2009, porque no estuvo acompañado de ningún soporte documental como pudiera ser algún convenio o minuta del comité mixto de productividad.

La empleada Jaramillo Hernández, quien alegó que sólo recibió instrucciones verbales para modificar la nómina en favor del líder, fue despedida de manera irrevocable por falta de probidad y honradez.

En tanto, la gerencia regional de la CFE asentó, en el acta correspondiente y en la severa llamada de atención, que “en su ejercicio sindical el señor Urbina Domínguez se deberá abocar única y exclusivamente a tratar los asuntos de su competencia en lo referente a la relación laboral, y no ejercer presión para que sus representados realicen algo indebido (…) y, en caso de reincidencia, se le aplicará la sanción laboral a que haya lugar”.

Añadir un comentario