Estados
Ver día anteriorMartes 2 de febrero de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Investigan presunta venganza de narcomenudistas; padre de una víctima rechaza la versión

Sube a 16 el número de víctimas de la masacre en Ciudad Juárez

Una línea de investigación apunta al homicidio de cuatro personas perpetrado en noviembre

Autoridades informan que se interroga a un detenido

Exigen limpiar nombre de los jóvenes

Foto
Familiares de José Adrián Encino Hernández colocaron un altar para recordar al joven estudiante asesinado el domingo junto con otras 15 personas en Ciudad Juárez. El mes pasado, José Adrián recibió un reconocimiento del gobernador José Reyes Baeza Terrazas por su desempeño académicoFoto Rubén García
Rubén Villalpando y Miroslava Breach, Con información de Alfredo Méndez
Corresponsales
Periódico La Jornada
Martes 2 de febrero de 2010, p. 28

Ciudad Juárez, Chih., 1º de febrero. El alcalde José Reyes Ferriz informó que ya son 16 las víctimas del ataque perpetrado por al menos 15 pistoleros la madrugada del domingo en una fiesta donde había alrededor de 60 estudiantes del Colegio de Bachilleres (Cobach) 9, la Universidad Autónoma de Chihuahua (Uach) y el Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (CBTIS) 128.

Entre las primeras víctimas estuvieron Adrián Encino Hernández, de 17 años, alumno del Cobach 9 que a principios de enero recibió un reconocimiento del gobernador José Reyes Baeza por su desempeño académico. También perdieron la vida Yomira Aurora Delgado, de 13 años; Rodrigo Cadena y Brenda Ivonne Escamilla, de 17, y dos estudiantes todavía no identificados.

La lista incluye a Jaime Rosales, de 42 años; Eduardo Becerra, de 35, dueño de una de las viviendas atacadas y cuya esposa se halla grave; así como Edgar Martínez Díaz, 23 años, y Jesús Enríquez.

El número de víctimas llegó a 16 con José Luis Piña Dávila, estudiante de 16 años que murió en la clínica 35 del Instituto Mexicano del Seguro Social, y Juan Carlos Medrano (de 17), intervenido quirúrgicamente en la clínica 66.

En un comunicado, las autoridades del Operativo Conjunto Chihuahua informaron en Ciudad Juárez que hay un detenido bajo interrogatorio y confirmaron que, según las primeras investigaciones, el ataque se relaciona con el asesinato de cuatro personas perpetrado en la colonia El Campanario el 4 de noviembre pasado.

Reyes Ferriz también dijo este lunes que los números telefónicos de denuncia anónima recibieron cinco llamadas de suma importancia.

A su vez, la procuradora de Justicia estatal, Patricia González, confirmó que la masacre ocurrió en tres domicilios interconectados, marcados con los números 1306, 1308 y 1310 de la calle Villa del Portal, entre Villa Sauzal y Valle del Cedro del fraccionamiento Villa de Salvárcar, donde se recabaron restos de proyectiles. Además, 12 personas continúan internadas en clínicas locales vigiladas.

En el Distrito Federal, fuentes gubernamentales dijeron que una línea de investigación apunta a narcomenudistas que habrían asesinado a los jóvenes en venganza contra uno de ellos, que habría sido distribuidor de drogas.

Sin embargo, en Ciudad Juárez, padres y familiares de las víctimas exigieron limpiar los nombres de las víctimas, negaron que estuvieran implicados en actividades ilícitas y demandaron a las procuradurías estatal y General de la República (PGR) aclarar lo ocurrido, mientras esperaban en el Servicio Médico Forense la entrega de los cuerpos.

Adrián Cadena, padre de Rodrigo, uno de los jóvenes asesinados, dijo que su hijo no tenía problemas con las drogas y que metería las manos al fuego por los demás, cuya única falta era, eventualmente, reprobar materias.

Otros asistentes a la malograda fiesta relataron que cinco jugadores del equipo de futbol americano Jaguares del CBTIS 128 sobrevivieron, pero fallecieron Juan Carlos Medrano y Rodrigo Cadena Dávila, quien usaba el jersey número 62; mientras Raúl Parra fue intervenido quirúrgicamente.

Algunos dolientes dijeron que tras el sepelio de sus hijos huirán de aquí, pues Juárez a este paso terminará como ciudad fantasma por culpa de autoridades y maleantes, refirió uno de los testigos, vecino de Villas de Salvárcar.

Añadir un comentario