Economía
Ver día anteriorSábado 20 de febrero de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Rechaza el premier que Atenas busque un rescate internacional

Huelgas y escasez de gasolina ahondan la crisis en Grecia

Gran Bretaña y España le piden mantener un gasto público elevado

Foto
Los taxistas griegos respondieron con una suspensión de actividades de 24 horas y una marcha hacia el Ministerio de Finanzas a las nuevas disposiciones del gobierno para hacer frente a la situación económicaFoto Reuters
Reuters, Dpa y Notimex
 
Periódico La Jornada
Sábado 20 de febrero de 2010, p. 21

Atenas, 19 de febrero. Taxistas griegos realizaron una huelga de 24 horas, en una nueva protesta contra el programa de austeridad fiscal del gobierno, clave para que el país pueda dejar atrás su crisis presupuestaria, pero que según sus oponentes sólo golpearía a los más pobres.

Algunas gasolineras de Atenas comenzaron a quedarse sin combustible justo cuando otra huelga de funcionarios aduaneros, que comenzó el martes, se extendió hasta mediados de la semana próxima.

En las estaciones de servicio que aún tenían combustible se veían largas filas de autos. El tránsito en el centro de Atenas sufrió algunos trastornos, mientras cientos de choferes marcharon hacia el Ministerio de Finanzas al grito de no se metan con los taxis.

Protestaron contra un programa que busca que paguen más impuestos por ganancias y para que entreguen recibos a sus clientes, justo cuando un alza en la contribución al combustible ha disparado los costos.

Nuestro ingreso está cayendo y nuestras familias están sufriendo. No podemos cubrir nuestras necesidades con estas medidas, expresó el taxista Yannis Papadopoulos. Siempre somos nosotros los que pagamos. Nosotros llevamos la carga, no los ricos, reclamó.

El gobierno subió el impuesto al combustible este mes y anunció otras medidas, entre ellas que los griegos reciban facturas por bienes y servicios, como los viajes en taxis, en un esfuerzo por combatir la evasión impositiva.

Mientras tanto, personal de aduanas decidió extender su cese de actividades hasta el 24 de febrero, cuando los dos principales sindicatos del país planean una huelga contra un congelamiento de los salarios del sector público y alzas impositivas.

Hasta ahora las protestas han sido meramente simbólicas y no han logrado un alto apoyo de la población. Los sondeos de opinión muestran que los griegos respaldan las medidas oficiales de austeridad, siempre y cuando sus costos sean compartidos de manera justa.

El gobierno logró esta semana una primera victoria contra los sindicatos que se oponen a las medidas de austeridad, cuando un grupo de agricultores levantó un bloqueo carretero y las autoridades cancelaron una huelga de 24 horas.

Grecia quiere préstamos con mismo interés: Papandereou

En Londres, el primer ministro griego, Georgios Papandreou, sostuvo que Grecia no busca rescate o dinero de otros países para salvar su economía, al borde del colapso, ni un rescate al estilo de los efectuados para los bancos. En cambio, pretende un préstamo con las mismas tasas de interés que otras naciones europeas.

Durante un encuentro de líderes de centroizquierda europeos, Papandreou dijo que es un error acusar a Grecia de imprudencia, pues aseguró que su gobierno heredó los problemas económicos de los conservadores.

Grecia espera el apoyo en el marco del pacto de estabilidad y crecimiento de la Unión Europea, lo cual significa que la organización podría respaldar la implementación de su programa de reformas, dijo Papandreou. Afirmó que su gobierno ha tomado medidas para resolver la crisis fiscal, calculada durante 2009 en 12.7 por ciento del producto interno bruto.

La preocupación en torno a la capacidad de Atenas para cubrir su creciente deuda golpeó la confianza en el euro y llevó a los líderes europeos a emitir una vaga promesa de ayuda para preservar la estabilidad financiera.

En el encuentro, el primer ministro británico, Gordon Brown, y el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, abogaron por mantener este año un elevado gasto público, hasta que la recuperación sea segura.

Ambos participaron en la capital británica en un acto organizado por el instituto Policy Network, adscrito al gobernante Partido Laborista.

En su mensaje, Rodríguez Zapatero manifestó que es una paradoja que ahora sean los agentes del sector financiero, salvados el año pasado por los estados, los que reclamen ahora una reducción del déficit público. Aseguró que esos niveles son consecuencia de la necesidad de hacer una inversión pública fuerte.

Gordon Brown destacó que se pretende dejar en claro la determinación de mantener el estímulo hasta que la economía sea segura. Los líderes han querido contestar a aquellos que dijeron que sería un error que sigamos gastando fondos públicos, cuando el error es no seguir apoyando con dinero público diferentes actividades, expuso el primer ministro británico.