Política
Ver día anteriorSábado 27 de febrero de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Conmemoran 10 años de la agrupación HIJOS México

Fácil, adjudicar al narco desapariciones de periodistas

Luchadores sociales e informadores, víctimas de la impunidad

Foto
Aspecto de la rueda de prensa realizada en Coyoacán para informar sobre las acciones de la organización HIJOS México. Al micrófono, la actriz Jesusa RodríguezFoto Carlos Cisneros
Carolina Gómez Mena
 
Periódico La Jornada
Sábado 27 de febrero de 2010, p. 11

Al conmemorar su décimo aniversario, integrantes de la agrupación HIJOS México lamentaron que la desaparición forzada siga siendo una práctica vigente en el país y esté cobijada por la impunidad y la indiferencia de diversos sectores.

Advirtieron que quienes están en riesgo de ser víctimas de esas acciones no sólo son los luchadores sociales, sino también defensores de derechos humanos y periodistas. Acotaron que desde 1969 hay más de 500 casos documentados, aunque podría haber cerca del doble de personas desaparecidas. En el actual sexenio, dijeron, se tienen registrados seis casos hasta fines de 2008.

En conferencia de prensa, en la que anunció el lanzamiento de la campaña de fotografías Los desaparecidos nos faltan a todos, así como la realización del encuentro internacional de HIJOS y la producción de un disco, Aicela Fernández, del Comité Eureka, celebró que agrupaciones como HIJOS y Eureka hayan hecho ver a la sociedad que la injusticia, la política represiva y las desapariciones estuvieron y están presentes como una práctica de terrorismo de Estado no sólo en naciones que vivieron dictaduras militares.

Expuso que actualmente muchas de las desapariciones forzadas se practican mediante levantones, pues en la lucha contra el narcotráfico es fácil adjudicar a los cárteles la totalidad de esas acciones.

Al respecto, Tania Ramírez, de HIJOS México, consideró que en el contexto de violencia por el combate al narcotráfico, las desapariciones forzadas pueden incrementarse porque con el río revuelto es muy fácil repartir la responsabilidad y decir éste no fue mío. Lamentó que cada vez más defensores de derechos humanos y periodistas sean víctimas de estas acciones, ya que en el quehacer de estos últimos hay una dimensión política, pues si a ellos los callan, la información no llega a la sociedad.

Jesusa Rodríguez lamentó que la impunidad sea la constante en estos casos. La justicia civiliza, y lo que vivimos en México es un país profundamente incivilizado. El resultado es la violencia, las muertes, la falta de respeto a los derechos humanos y la corrupción; todo esto va creciendo como una espuma gigante sobre nosotros.

Advirtió que mientras no se haga justicia, seguiremos en la barbarie y el salvajismo. Mientras a Luis Echeverría se le exonere, México será un país incivilizado, en el que no se ha movido un dedo en favor de la justicia, y celebró el activismo de HIJOS México, pues dan una luz de esperanza para que algún día haya una política de Estado en la defensa de los derechos humanos.

Por su parte, Marisol Gasé, integrante de la agrupación teatral Reinas Chulas, recordó que el 26 de febrero de 2000 se convocó a la primera reunión para conformar HIJOS México, y resaltó que todo empezó con una carta publicada en El Correo Ilustrado de este diario.