Economía
Ver día anteriorLunes 22 de marzo de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

¿Qué es más importante, subsidiar combustibles o construir escuelas?, cuestiona Cordero

Descarta Hacienda suspender el aumento de precio de la gasolina

Hubiera costado $60 mil millones seguir con el esquema de subsidios, afirma

Carstens eleva la perspectiva de crecimiento a 5 por ciento

La inflación está bajo control, asegura

Juan Antonio Zúñiga
Enviado
Periódico La Jornada
Lunes 22 de marzo de 2010, p. 22

Cancún, QR, marzo 21. El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, elevó la perspectiva de crecimiento económico del país para 2010 de entre 3.2 y 4.2 por ciento, que consideraba el banco central a finales de enero de este año, a entre 4 y 5 por ciento.

En tanto, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Ernesto Cordero Arroyo, consideró que el crecimiento económico debería fluctuar entre 6 y 7 por ciento si tuviéramos la agenda de reformas estructurales que el país necesita, y refutó que el cambio en la perspectiva de crecimiento implique un nuevo milagro mexicano.

Esto no es un milagro. Es consecuencia de que en México se tomaron las medidas adecuadas y se actuó de manera muy responsable durante la crisis económica de 2009. Gracias a eso México ha podido recuperar el ritmo de crecimiento económico muy pronto y de manera muy vigorosa, subrayó el titular de Hacienda durante la asamblea anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Cordero Arroyo también rechazó que pudiera congelarse el proceso de elevar los precios de las gasolinas y el diesel, como le fue solicitado por los grupos parlamentarios del PRI y del PRD en el Senado de la República.

El deslizamiento en los combustibles va a seguir de manera gradual, como hemos hecho: mes a mes y en el mismo monto en que se ha venido presentando, advirtió. Afirmó que subsidiar las gasolinas tiene un impacto económico para la sociedad mexicana, y planteó una disyuntiva: ¿Qué es más importante, subsidiar las gasolinas o construir escuelas, o ser capaces de dar cobertura universal de salud a todos los mexicanos?

Se respondió: Creo que es más importante atender a la población de menores recursos. Hizo una revelación: hay que señalar también que cuando se tomó la decisión de aumentar el precio de las gasolinas, de lo que estábamos hablando es que, de no hacerlo, nos hubiera costado 60 mil millones de pesos.

Foto
El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens. Imagen de archivoFoto Notimex

–¿Se descarta entonces que se congele el precio de los combustibles como ocurrió en 2009?

–Sí, sí lo descartamos –respondió el secretario de Hacienda.

También rechazó que el plan de austeridad del gobierno federal para alcanzar un ahorro de 40 mil millones de pesos en su gasto corriente durante este año sea menor, como han expresado diputados de diversos partidos. Yo creo que la cifra que ha presentado el gobierno es realista, es una cifra importante, sostuvo.

Cordero explicó que el gobierno federal ha realizado recortes por casi 134 mil millones de pesos de 2006 a la fecha, y estos 40 mil millones son adicionales. Equiparó: Como en cualquier cosa, en los hogares, en las empresas, siempre los recortes son muy fáciles cuando hay algo de grasa que cortar. Pero conforme se va avanzando en esto, cada vez los recortes son más y más complicados, y cada vez hay menos grasa, si me permiten la expresión, de donde cortar.

Más cauto, el gobernador del Banco de México dijo que la recuperación económica del país es vigorosa, pero aclaró que no está libre de riesgos. En Estados Unidos nos preocupa que el crédito bancario no se ha recuperado, y en otras economías del mundo (tampoco); significa que hay ciertos límites para la recuperación. México puede recibir algunos golpes de lo que pasa en Estados Unidos, comentó Agustín Carstens.

El gobernador del banco central aseguró que la inflación está bajo control, pero dejó entrever que algunas grandes empresas aprovecharon su peso para elevar los precios durante la recesión de 2009. Sospechamos que un importante factor que explica este fenómeno es que la posición de algunas firmas en algunos mercados les ha dado cierto poder sobre los precios, y usaron esa capacidad cuando la economía se desaceleró, planteó.