Deportes
Ver día anteriorLunes 22 de marzo de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Toros

El 18 de abril en Garlin, Francia, debutará con picadores Diego Silveti, hijo mayor de David

Hilda Tenorio recibió severa paliza y se lesionó tentando en la ganadería de Chafick

Castella y El Juli, triunfadores de Las Fallas de Valencia

Sergio Flores, 2 orejas en Texcoco

Foto
Hilda Tenorio durante su actuación en la Plaza México en la temporada de toros pasadaFoto Notimex
Lumbrera Chico
 
Periódico La Jornada
Lunes 22 de marzo de 2010, p. a42

Después de ser alabada por propios y ajenos, tras su exitosa toma de alternativa en la Plaza México, la flamante matadora de toros Hilda Eliana Tenorio Patiño volvió a sufrir una lesión de importancia en la rodilla derecha, mientras participaba en una tienta de la ganadería de San Martín, propiedad del ex apoderado de Manolo Martínez, el siempre controvertido José Chafick.

El percance ocurrió el sábado de la semana pasada y, hasta el cierre de esta edición, los médicos que la atienden todavía no eran capaces de predecir si Tenorio estará en condiciones de hacer el paseíllo, el próximo domingo, en la plaza de Zacatecas.

Quien ya salió del hospital de Valencia y volvió a la finca cercana a Madrid en donde montó su cuartel general para participar en la temporada grande española, es el aguascalentense Arturo Macías, que se repone de la cornada que recibió durante su muy sonado debut en la feria de Las Fallas.

Feria que, por otra parte, llegó a su culminación, anteayer, sábado, con apoteósica salida a hombros de Sebastián Castella y Julián López El Juli, cuyos triunfos, según diarios y blogs especializados del reino de Juan Carlos I, auguran entre ambos una rivalidad que colgará el cartelito de no hay billetes (léase, boletos) en las plazas ibéricas donde actúen.

Y ya que de ferias se habla, también anteayer, sábado, fue inaugurada la de Texcoco, donde el novillero Sergio Flores, alternando con Carlos Peñaloza y Lorenzo Garza Gaona (¡vaya combinación de apellidos!), confirmó su excelente calidad artística y su paso firme rumbo a la alternativa, al cuajar un faenón que le valió el corte de dos orejas, si bien, para fines prácticos, todo lo que se haga o deje de hacerse en Texcoco no reviste ninguna importancia.

La tradicional Feria del Caballo, emblema de la pequeña ciudad que fuera cuna y ahora es tumba del faraón Silverio Pérez, ha perdido todo viso de seriedad: por la puerta de toriles salen chivos y la gente los aplaude sin la menor exigencia crítica, mientras del palco del juez brotan pañuelos que otorgan apéndices al mayoreo.

Así que más vale olvidarse de tan desprestigiada pachanga y, mientras suenan timbales y clarines para abrir los festejos de San Marcos en Aguascalientes, Diego Silveti, el hijo mayor del llorado rey David, que se ha hecho novillero y comienza su carrera con buenos pronósticos, se presentará el 18 de abril en Francia, en una función con picadores que se celebrará en la localidad de Garlin.

Lo acompañarán en el burladero de las angustias el francés Thomas Duffau y el español Juan del Álamo, para matar un encierro de la ganadería de Joselito. Dada su pertenencia a una dinastía que en él encarna a la cuarta generación consecutiva de toreros, las andanzas del joven Silveti en Europa serán observadas con suma atención en México.

Pasando a otras cosas, el diputado priísta Cristian Vargas, de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, se reveló como un homófobo consumado cuando, días atrás, vomitó la canallesca afirmación de que los matrimonios gays que pretenden adoptar niños en realidad lo hacen para abusar sexualmente de los menores.

Vargas, quien al día siguiente se disculpó de dientes para afuera por su dicho, es el mismo representante popular que hace dos meses pidió la abolición de las corridas de toros porque, según él, los aficionados a la fiesta brava somos sicópatas. Cada vez que sale al tercio, para manifestar su opinión respecto del tema que sea, el muchacho se revela como analfabeta funcional con acusados rasgos trogloditas.

Añadir un comentario