Política
Ver día anteriorLunes 22 de marzo de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Niega en Desde la fe que se hayan dado complicidades

Reconoce arquidiócesis errores de la Iglesia católica en casos de pederastia
Gabriel León Zaragoza
 
Periódico La Jornada
Lunes 22 de marzo de 2010, p. 17

La Arquidiócesis de México manifestó que dentro de la Iglesia católica ha habido errores, por parte de algunas autoridades eclesiásticas, en el manejo de los casos de abusos sexuales a menores de edad cometidos por sacerdotes, lo que no significa, necesariamente, complicidad.

En un artículo publicado en su semanario Desde la fe, la Iglesia católica local expuso que hoy no puede ser justificable ninguna tolerancia ni encubrimiento por una malentendida prudencia que, de realizarse, sería no sólo inmoral sino criminal.

Reconoce en el texto que la prensa mundial ha puesto en evidencia los casos de pedofilia en la Iglesia católica, por lo que “nadie en su sano juicio, puede pretender justificar estos hechos, mucho menos la Iglesia que los considera, como ha dicho el papa Benedicto XVI, ‘crímenes atroces’”.

Tras la reciente publicación de la carta pastoral de Roma dirigida a la comunidad católica de Irlanda, la arquidiócesis considera que ante los casos de pederastia que se han conocido internacionalmente en los años recientes, la Iglesia tiene en todo esto muchos motivos para expresar su vergüenza, reconociendo su pecado; pero al mismo tiempo, emprendiendo un camino de purificación y superación.

Refiere que desde su pontificado Joseph Ratzinger ha querido destacar la gravedad de este mal que afecta a la Iglesia y a la sociedad y afrontar la situación de una manera enérgica y de cara a la opinión pública, sin pretender ocultar la gravedad de los hechos, ya que son un crimen, un pecado y un horror.

Ejemplo de ello, abunda sin mencionar el nombre de Marcial Maciel, fue el caso del fundador de los Legionarios de Cristo, a quien “cesó de manera fulminante…, invitándolo a la oración y penitencia para salvación de su alma”.