Estados
Ver día anteriorMartes 30 de marzo de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Alerta por crecimiento demográfico insostenible en polos turísticos

Padece BCS la mayor falta de agua potable en México

Elevados costos, obstáculo para la instalación de plantas desaladoras

Foto
En el asentamiento humano irregular Tierra y Libertad, en Cabo San Lucas, Baja California Sur, viven alrededor de 2 mil personas sin red de agua potable. Los colonos se abastecen con carros cisternaFoto Raymundo León
Raymundo León
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 30 de marzo de 2010, p. 26

La Paz, BCS, 29 de marzo. A pesar de estar rodeados por el mar, los habitantes de Baja California Sur son los mexicanos con menor disponibilidad de agua potable, sólo 900 metros cúbicos al año, cuando el promedio nacional es de 4 mil 200. Esta entidad es la más árida de México, con una precipitación media anual de 210 milímetros, menos de un tercio de la media nacional, que es de 772.

Según la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el estado dispone de 440 millones de metros cúbicos de agua al año, y sus únicas fuentes de abastecimiento están en el subsuelo, en cuatro regiones hidrológicas y 39 cuencas, entre las que destacan 11: Vizcaíno, San Ignacio, Mulegé, San Marcos-Palo Verde, San Juan Londó, Santo Domingo, La Paz, Los Planes, El Carrizal, Santiago y San José del Cabo.

La escasez de agua y la sobrexplotación de los principales acuíferos de Baja California Sur se ha agudizado por el aumento de la población, principalmente en polos turísticos como La Paz, Los Cabos y Loreto.

Además, debido a fugas en las redes de distribución, se pierde entre 35 y 40 por ciento del agua extraída. A lo anterior se suma la falta de infraestructura de saneamiento y de un consumo racional, que aunque es de los más bajos del país (150 a 200 litros diarios por habitante), todavía está lejos de los rangos observados en países desarrollados (100 litros al día). Asimismo, amplios sectores de la población se niegan a pagar el suministro.

El representante de la Conagua en la entidad, Celso Castro Sánchez, informó que el acuífero más sobrexplotado es el de La Paz, donde la intrusión marina avanza y en tres años podría contaminar la principal batería de pozos que abastece a la ciudad.

Ese acuífero recibe cada año 27.5 millones de metros cúbicos de agua, pero se le extraen 30 millones. El ayuntamiento tiene concesionados 18 millones de metros cúbicos, pero extrae 22 millones, cifra que crece con la población.

La principal afectación económica derivada de la sobrexplotación del acuífero ocurrió en el valle de Santo Domingo, donde la agricultura se derrumbó porque los campesinos llegaron a extraer hasta el triple de la recarga anual, lo que degradó la calidad del agua por intrusión marina.

Las medidas aplicadas por la Conagua frenaron el abatimiento del acuífero, que recuperó su equilibrio en 2004. Castro Sánchez precisó que se modernizaron los sistemas de riego en 12 mil de las 35 mil hectáreas destinadas a siembra.

Otros acuíferos menos grandes, pero también degradados, son los del municipio de Mulegé, principalmente el de San Lucas, en cuyo estero se observa intrusión de agua marina.

Al sur de Mulegé, en Loreto, las perspectivas del suministro de agua son pesimistas, debido al acelerado crecimiento de la población y de la actividad turística.

El grupo ambientalista Antares prevé que la población de Loreto crecerá 900 por ciento en los próximos 25 años, lo que generará una situación caótica en cuanto a suministro del líquido, pues los acuíferos sólo pueden soportar una densidad de 42 mil 200 habitantes sin caer en riesgo de intrusión salina.

Israel Camacho Gastélum, ex delegado de la Conagua en Baja California Sur, señaló que en los municipios turísticos de Los Cabos, La Paz y Loreto ya no es posible perforar más pozos, por lo cual los nuevos complejos turísticos deberán usar pozos agrícolas o desalar agua de mar, proceso viable en una entidad que tiene casi la cuarta parte de los litorales del país.

Castro Sánchez precisó que con las nuevas tecnologías desalar un metro cúbico de agua de mar cuesta 10 pesos, y extraerla del subsuelo, siete.

Refirió que en Los Cabos funciona desde abril de 2007 la planta desaladora más grande de México, con capacidad de 200 litros por segundo para abastecer a 70 mil habitantes. Actualmente se gestionan una segunda etapa del proyecto en ese municipio y una planta para La Paz.

Abundó que en Los Cabos la Conagua financió 40 por ciento de la primera planta y 60 por ciento lo aportó la iniciativa privada. En La Paz se busca un esquema diferente, donde gobierno estatal y municipio sustituyan la inversión particular para mantener tarifas asequibles.

Puntualizó que en Los Cabos la construcción de la desaladora no sólo permitió atender a miles de habitantes de Cabo San Lucas, sino que evitó mayores daños al acuífero de San José del Cabo, que recobró su equilibrio.

Desde hace más de 20 años, en La Paz y las principales ciudades de Baja California Sur se surte agua por tandeo.

En la capital del estado, donde residen alrededor de 200 mil habitantes, la mayoría de las colonias recibe agua cada tercer día y en algunos casos sólo dos veces por semana.

Según la presidenta municipal de La Paz, Rosa Delia Cota Montaño, los tandeos son la única forma de dotar de agua a la región, por lo que cual la desaladora es un proyecto viable, pero el principal obstáculo es el costo.