Capital
Ver día anteriorLunes 5 de abril de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La institución debe consolidarse como opción educativa, afirman

Tres aspirantes buscan la rectoría de la Universidad de la Ciudad de México
Bertha Teresa Ramírez
 
Periódico La Jornada
Lunes 5 de abril de 2010, p. 32

Investigadores especializados en ciencias, derechos humanos y filosofía aspiran a ocupar la rectoría de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), cuya elección correrá cargo del consejo universitario en abril.

Se trata de la doctora en ciencias María Esther Orozco Orozco, directora del Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal, y de los doctores en derecho Enrique González Ruiz, y en filosofía Vicente Hugo Aboites Aguilar.

El nuevo rector relevará a Manuel Pérez Rocha, quien se ha desempeñado en el cargo desde el inicio de actividades de la UACM, hace nueve años.

En su programa de trabajo Orozco Orozco advierte que la UACM debe convertirse en una elección viable, suficiente y de incuestionables calificaciones y pertinencia para dar cabida a una parte de los jóvenes que no alcanzan lugar en las instituciones de educación superior de la ciudad.

Considera que para avanzar en el proceso de consolidación de la UACM deben aprovecharse cabalmente las capacidades, la inteligencia y la generosidad de muchos de sus profesores, quienes sin duda, están allí por su entrega al proyecto y su convicción de fortalecer la educación pública y laica.

En tanto, Aboites Aguilar advierte que la elección del rector marcará una nueva etapa para esa casa de estudios, después de que la primera consistió en que la UACM dejó de ser una institución fundada por decreto gubernamental; ahora tiene el reto de convertirse en una verdadera universidad pública y autónoma.

En su programa de trabajo, rechaza la mercantilización de la vida universitaria, porque ésta se desvía de los objetivos sociales fundamentales de la universidad y porque establece una red de dependencia con gobiernos y empresas y abre paso a que las prioridades de la investigación que ellas tienen con el tiempo se conviertan en las áreas específicas de la Universidad.

González Ruiz refrenda que por disposición expresa de su ley, la UACM orienta prioritariamente su actividad a los sectores de la población de la ciudad de México excluidos de la educación superior. De ahí su completa gratuidad y la no aplicación de exámenes de ingreso.

Destaca como un ejemplo relevante de este principio el Programa de Educación Superior en Centros de Readaptación Social del DF, que hoy cuenta con 177 alumnos y una planta de 45 profesores y una revisión socioeconómica de los estudiantes de licenciatura permite sostener que nuestra institución ha cumplido durante sus nueve años de vida con ese propósito.

A nivel de docencia, advierte que la certificación que es esencial en el proyecto de la UACM debe ajustarse para que no se convierta en factor de deserción ni en obstáculo a la terminación de los ciclos escolares y la titulación.