Cultura
Ver día anteriorLunes 5 de abril de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En San Cristóbal premiaron figuras de Calderón y El Chunco

Quema de Judas se transforma en fiesta política en Chiapas
Javier Molina
Corresponsal
Periódico La Jornada
Lunes 5 de abril de 2010, p. a12

San Cristóbal de Las Casas, Chis., 4 de abril. La indignación, la ironía y el sarcasmo popular se manifestaron en la quema de los Judas este Sábado de Gloria.

Aquí se premian los mejores trabajos de este arte efímero que conjuga diseño y los fuegos de artificio. El primer lugar, 12 mil pesos en efectivo, fue para el lamentable nivel educativo del diputado (antes del Partido Verde, ahora del PRD) Ariel Gómez León, un locutor conocido como El Chunco, quien se refirió a los damnificados haitianos como unos abusivos insanciables... todos son negros y habría que marcarlos con tinta blanca. El personaje es representado con su pluma de tinta blanca en la mano y en lugar de la X una suástica en la frente.

El segundo lugar (9 mil pesos) correspondió a Armando Nájera, quien se pregunta qué festejar en este Centenario; representa la mano del imperio llenando a su cochinito (el FMI). El tercer lugar (6 mil pesos) fue para la obra de Luis Gerardo Moshán Gómez: la figura de tres huevos: uno es Felipe Calderón, los otros ciudadanos inconformes, sobrevivientes de la carestía y del desempleo que se enseñorean en este centenario. El título es obvio: ”¡Qué huevos!”

Este año se presentaron nueve trabajos de tan buena calidad que el jurado decidió otorgar una compensación económica y un diploma a todos los participantes, originarios o residentes de esta ciudad que cuenta con una antigua tradición pirotécnica.

Presente estuvo el color de la crisis, la paz y la influenza en la figura de un presidente Obama armado, apuntándole al mundo, el comentario: las apariencias engañan; el uso del retruécano en un personaje llamado Roban Hood: roba a los pobres para dárselo a los ricos, y también el aferramiento al hueso de una figura que viajó desde la delegación Iztapalapa hasta estas tierras: Juanito, quien parafrasea la canción hueso, mi querido hueso.

Al final, todos los judas fueron, en unos minutos, pasto de las llamas. Sólo el segundo lugar dejó para el final unas palabras iluminadas: ¡Viva México!