Opinión
Ver día anteriorLunes 5 de abril de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Orejas a Morante y Manzanares en Sevilla
José Cueli
C

antaba don Salvador Fernández: El ángel de Sevilla no duerme nunca / cedazos de ilusiones criban y mezclan / el latir del presente con el pasado / ¡Tienen a la Giralda por centinela…! / hay un duende travieso que llora y ríe; / un perfume de olivos y cementeras: / un suspiro donde se fragua / una copla que alegre dice su pena…  La feria es una tolva donde se muelen / las semillas raciales de España entera.

Sevilla se transforma al paso del tiempo, mas, como dice el poeta, se mezcla el latir del presente con el pasado. Y si en los pasados 40 años Curro Romero representaba la tradición de los eso es que se llama el duende, anteriormente Pepe Luis Vázquez y antes Juan Belmonte y El Gallo y desde hace tres o cuatro, Morante de la Puebla ha tomado la estafeta, y ayer en el inicio de la feria con la tradicional corrida del domingo de Resurrección, se alzó con un triunfo, en el que salió a relucir el age del torero de la tierra. Ese age que se tiene o no se tiene, que no se aprende y que adquiere su máxima significación en la Real Maestranza de Caballería y en especial el día de Resurrección.

Esto es una vez terminadas las fiestas religiosas que se dirían son católicas, apostólicas, sevillanas y tienen su propio no sé qué rematado en el coso emblemático. No en balde decía José María Cosío, historiador del toreo: por su clásica y noble arquitectura, por sus proporciones armoniosas, por su tradición, es sin duda la más bella y sugestiva de las plazas españolas.

Su estampa alegre, en el mágico instante de cruzar las cuadrillas el ruedo, constituye el mejor cartel de la fiesta.

Con sus ídolos toreros el sevillano no razona, para con sus Cristos y Vírgenes se acerca a las imágenes de su culto en las procesiones con delirio. Algunos dicen que frenado por la fe y otros que sin freno. El hecho es que hay una continuidad, un conjunto de enlace en la fiesta, un ritmo. Ese ritmo que mantienen los toreros como Morante que en la corrida de ayer que se tornaba aburrida con los toritos de Daniel Ruiz, aparecieron sus chispazos y Sevilla estaba de feria. Acto seguido Manzanares le dio la pelea.

A partir de este viernes se continuará la feria durante 15 días.