Sociedad y Justicia
Ver día anteriorLunes 5 de abril de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El problema se agrava por el alto número de personas obesas, dice

Roncan y sufren pausas respiratorias 15% de mexicanos, según experto
José Antonio Román
 
Periódico La Jornada
Lunes 5 de abril de 2010, p. 36

La obesidad está estrechamente relacionada con trastornos del sueño. En México se estima que 15 por ciento de la población ronca y tiene apneas o pausas respiratorias mientras duerme, y en consecuencia afecta el descanso físico y mental y deriva en fatiga, irritabilidad, problemas de atención, de memoria, y depresión.

Rayes Haro Valencia, director de la Clínica de Trastornos del sueño de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aseguró que muchas personas con este problema no lo saben ni buscan atención médica. Incluso, comentó que mientras el problema avanza, las personas se acostumbran a vivir con los síntomas diurnos, sin saber que pueden afectar seriamente su salud y actividades cotidianas.

En un comunicado de la UNAM, el especialista de la Facultad de Medicina comentó que 10 por ciento de la población mundial ronca y sufre apnea, situación que se agrava en países como el nuestro, que tiene alto índice de población con exceso de peso, que se presentan cada vez con más frecuencia entre la población infantil.

Haro Valencia explicó que en los seres humanos el sueño tiene cuatro etapas: la primera y la segunda se conocen como sueño ligero, y las subsecuentes son más importantes en términos de restauración de las funciones corporales. La tercera proporciona el descanso físico, y la última, el mental; es cuando se consolida lo asimilado en los procesos de atención, memoria, aprendizaje, y en esta fase es cuando soñamos.

En la tercera se producen las hormonas del crecimiento y de la saciedad. En el obeso este lapso dura menos y, en consecuencia, se afecta el desarrollo físico; en cuanto a la alimentación, no tienen el aviso de satisfacción ni sienten el estímulo para detenerse a tiempo y comen de más, lo que refuerza el incremento de peso, indicó.

Esto explica por qué las personas no descansan mientras duermen y, en el caso de los niños, por qué tienen problemas de desarrollo. Además, en la etapa del sueño más profundo es donde se consolida el aprendizaje, así que los menores presentan dificultades para prestar atención y de conducta, lo que deriva en depresión.

Haro Valencia mencionó que la respuesta al estrés también se ve afectada en los individuos con exceso de peso, pues en la última etapa del sueño, se disminuye la secreción de la hormona cortisol, situación que los hace más vulnerables a las tensiones.

Tras explicar las causas anatómicas del ronquido, el director de la clínica aseguró que hay tratamientos para cada grado de severidad, y va de leve a complicado.