Sociedad y Justicia
Ver día anteriorViernes 9 de abril de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Presentan Informe sobre violencia de género en la educación básica en México

Los hombres mandan en la casa, dice 50.1% de niños de primaria

La escuela reproduce roles tradicionales

Han sufrido maltrato sicológico 90% de alumnos

Foto
Adolescentes de una secundaria en Balderas y Niños Héroes realizan el denominado bullying, en el que se demuestran relaciones de poderFoto Cuartoscuro
Laura Poy Solano
 
Periódico La Jornada
Viernes 9 de abril de 2010, p. 35

La segregación de espacios escolares como patios y canchas, las agresiones físicas y sicológicas por motivos de género o preferencia sexual o la percepción de inseguridad en el plantel son una realidad cotidiana en primarias y secundarias del país, donde 90 por ciento del alumnado ha sido humillado o insultado, mientras que 30 por ciento ha sufrido violencia física.

Los resultados del Informe nacional sobre violencia de género en la educación básica en México, elaborado por la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Fondo de las Naciones para la Infancia (Unicef) revelaron que en la escuela se están reproduciendo prácticas agresivas de niños hacia niñas, pero también hacia otros compañeros en el contexto de un estereotipo sobre masculinidad que supone formas violentas como uno de sus componente constitutivos.

De acuerdo con datos recabados entre más de 26 mil estudiantes, en 395 primarias y secundarias del país, la violencia física y sicológica (humillaciones e insultos) afecta en mayor medida a los varones como víctimas y agresores. A ello se suma que 43.2 por ciento de los docentes reporta acoso escolar también conocido como bullying en sus centros escolares.

Entre las principales causas de violencia, las alumnas afirmaron que no se sienten respetadas por su compañeros, son atacadas por no cumplir el estereotipo femenino, sufren tocamientos no deseados, agresiones durante el recreo, donde más de la mitad prefiere no acudir a los espacios escolares como canchas o patios, además de que son ellas quienes mayor temor sienten cuando acuden al baño de la escuela.

Alonso Lujambio, titular de la SEP, afirmó que la violencia de género atenta contra los derechos humanos y pone en riesgo a la democracia, y apuntó que dicho informe revela que 50.1 por ciento de los niños de primaria están de acuerdo en que los hombres mandan en el hogar y pueden decidir lo que le conviene a la familia, contra 31.7 por ciento de las niñas que piensa así.

Además, ocho de cada 10 alumnos de primaria estiman que el hombre es quien debe aportar el dinero al hogar, mientras que la mujer debe dedicarse al cuidado de los hijos y el hogar; 60.3 de los varones y 54.8 de las alumnas que cursan secundaria señalaron que es la mujer a quien corresponde cuidarse para no quedar embarazada.

Elena Azaola Garrido, especialista del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social y coordinadora del estudio, señaló que el aprendizaje de roles tradicionales y estereotipos de género puede surgir en el hogar, pero se reproduce en el ámbito escolar. Es decir, no detectamos a tiempo estos casos porque los percibimos como parte de lo cotidiano, estamos reproduciendo aquello que se genera en la sociedad, cuando es la escuela el espacio donde se debe impulsar un cambio fundamental.

Las humillaciones e insultos, como sobrenombres, burlas por la apariencia, por no cumplir el rol de género establecido en el vestir o comportarse, son los principales casos de violencia de género, que por muy pequeños que sean no podemos soslayar, porque se ha comprobado que tienen un efecto devastador para quien las sufre.

Indicó: detectamos que son muchas la víctimas y pocos los agresores. Si no los detectamos a tiempo, incluso antes de los 13 años, la oportunidad de contar con una intervención exitosa son pocas. Sin atención especializada, las víctimas tienen el riesgo de enfrentar un futuro de baja autoestima, con cuadros de depresión e incluso adicción a drogas y alcohol. El agresor tiene serias posibilidades de caer en la delincuencia y la agresión en la pareja.