Cultura
Ver día anteriorLunes 12 de abril de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El Bozar aloja piezas de la colección del museo Dolores Olmedo

Frida Kahlo y su mundo rompe récord de visitantes en Bruselas

El recinto incluso abre en días festivos y ha prolongado sus horarios

Foto
Mi nana y yo, 1937, perteneciente a la colección del museo Dolores Olmedo
Eva Usi
Especial
Periódico La Jornada
Lunes 12 de abril de 2010, p. a11

Bruselas. Frida Kahlo y su mundo, exposición en el Palacio de Bellas Artes, el Bozar de Bruselas, con piezas provenientes de la colección del museo Dolores Olmedo, ha tenido un éxito arrollador desde que abrió sus puertas a mediados de enero, lo que ha obligado a los organizadores a abrir incluso los lunes y días de descanso y a prolongar los horarios de apertura hasta la medianoche durante las pasadas dos semanas de exhibición para permitir que todo el público interesado la vea, pues la esperan otros museos en Berlín y Viena.

El éxito inusitado en la capital de la Unión Europea obligó también a regular el acceso. La ordenación ha sido tal que 160 personas por hora pueden visitar la exposición, que estimamos habrá sido vista por unos 100 mil visitantes, lo cual es muchísimo, si se considera que Bruselas es una ciudad bastante pequeña, de un millón de habitantes, afirma el director del Bozar, Pablo Fernández, en conversación con La Jornada.

Pese a la popularidad de la artista en Europa, donde es considerada icono de la pintura del siglo XX, su obra ha sido poco vista en el viejo continente. Sus cuadros, la mayoría autorretratos, seducen y perturban al público. Su obra ilustra la trágica vida de Kahlo marcada a partir de un accidente de autobús a los 17 años, el cual la obligó a someterse a numerosas operaciones, que se sumaron a los abortos que sufrió. Diecinueve pinturas, seis dibujos, un recorrido fotográfico proveniente de los archivos familiares y de amigos cercanos, así como el texto de su diario, hablan sobre ese mundo de Frida Kahlo, lleno de pasión y sufrimiento, pero también dan cuenta de su desarrollo artístico y de los movimientos intelectuales y la efervescencia política de su tiempo.

“En Europa, Frida Kahlo llama mucho la atención por la vida sufrida que tuvo –que se refleja en su obra–, por haber sido mujer, porque además de buena artista tuvo una turbulenta relación con una figura como Diego Rivera, en un contexto político como en el que vivió; estas circunstancias atraen al público, lo cual es fascinante”, afirma el director del Bozar de Bruselas.

La exposición Frida Kahlo y su mundo es parte del llamado Festival México, que incluye seis exposiciones con las que la capital belga se ha unido a las celebraciones del bicentenario de la Independencia y del centenario de la Revolución Mexicana, en el que ha participado activamente la embajada de México.

El encuentro es una nueva y gran experiencia que esperamos continuar. Hemos tenido espectáculos de lucha libre y danza contemporánea, conciertos de música y veladas literarias. Creemos que unos 250 mil visitantes han acudido a todos los actos en estos tres meses, dice Fernández.

Velada sobre Bolaño

Uno de los superlativos del festival fue una velada literaria con Jorge Volpi, perteneciente a la llamada generación del crack, quien habló sobre el escritor chileno Roberto Bolaño, autor de culto para las nuevas generaciones de escritores latinoamericanos. El autor de El insomnio de Bolívar dijo a este diario que la literatura latinoamericana se caracteriza por tener enorme diversidad, gran contraste que escapa del realismo mágico en el que estaba enmarcada la literatura latinoamericana hasta hace poco.

El actual director de Canal 22 añadió que la literatura mexicana se encuentra en muy buen momento, con muchas generaciones distintas coexistiendo en activo. Desde la generación de Carlos Fuentes hasta muy jóvenes exponentes nacidos en los años 80 del siglo pasado, que ya publican obras importantes. Así que la nota dominante en la literatura mexicana, como en la latinoamericana en general, es la diversidad y la imposibilidad de encontrar un sustrato común entre muchos escritores.