Mundo
Ver día anteriorLunes 21 de junio de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Los electores apuestan a dar continuidad al programa político diseñado por Álvaro Uribe

Arrasa el derechista Santos en las presidenciales de Colombia

Advierte a las FARC que se les acabó el tiempo, pues se combatirá a los enemigos de la patria

El abstencionismo, de 55.59 por ciento; superior al de primera vuelta: Registraduría Nacional

Foto
Al celebrar su victoria, Juan Manuel Santos aseguró en un discurso que pronunció en la ciudad de Bogotá que robustecerá la seguridad democrática y sacará a cuatro millones de habitantes de la indigenciaFoto Ap
Reuters, Afp y Dpa
 
Periódico La Jornada
Lunes 21 de junio de 2010, p. 36

Bogotá, 20 de junio. El derechista Juan Manuel Santos obtuvo una aplastante victoria en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Colombia celebradas este domingo, al conseguir nueve millones cuatro mil 221 votos (69.05) frente a tres millones 588 mil 819 (27.52 por ciento) del candidato del Partido Verde, Antanas Mockus, en una jornada marcada por el abstencionismo y en la que el electorado decidió apostar por cuatro años más a un esquema político diseñado por el mandatario Álvaro Uribe.

El candidato del Partido Social de Unidad Nacional (Partido de la U), economista y administrador de 58 años, educado en Estados Unidos y Gran Bretaña, se adjudicó la presidencia de Colombia para el periodo 2010-2014. El 7 de agosto próximo asumirá el mandato junto con su compañero de fórmula en la vicepresidencia, Angelino Garzón, ex líder de la Central Unitaria de los Trabajadores, la mayor organización gremial del país.

La ausencia de votantes marcó la jornada en un país en el que la abstención promedio en comicios presidenciales es, desde 1958, de 52.17 por ciento.

La Registraduría Nacional del Registro Civil, encargada de las elecciones, informó que en esta ocasión la cifra de abstencionistas llegó a 55.59 por ciento. Hubo 444 mil 829 ciudadanos que depositaron sus boletas en blanco, agregó.

Para sufragar en esta nación de 44 millones de personas se registraron 29 millones 983 mil 279 habitantes. Un total de 13 millones 38 mil 370 votos fueron declarados válidos y 199 mil 302 nulos (1.49 por ciento).

Desde las primeras horas, dirigentes partidistas alertaron sobre la baja asistencia a las urnas.

Tres horas después de la apertura de las casillas, la Registraduría reportó que sólo tres millones habían depositado sus boletas. Santos llegó a los comicios con amplia ventaja, según encuestas. Hacia las 14 horas, dos antes del cierre, nueve millones 35 mil habían votado, es decir, un millón menos que a la misma hora de la jornada de primera vuelta, el 30 de mayo pasado.

Pese a la abstención las autoridades electorales destacaron que Santos logró una votación récord, casi dos millones más que la obtenida por Álvaro Uribe en 2006, que con siete millones 300 mil tenía el mayor número en la historia de esta nación.

Miembro de una familia influyente en la política y los medios de información, Santos consiguió hoy su primer triunfo en las urnas, aunque fue ministro de Hacienda y de Comercio Exterior durante los gobiernos del conservador Andrés Pastrana (1998-2002) y del liberal César Gaviria (1990-1994).

Primo del actual vicepresidente Francisco Santos y sobrino nieto del ex presidente Eduardo Santos (1938-1942), a los 30 años fue, en 1981, subdirector del diario El Tiempo, principal periódico colombiano, hasta hace poco propiedad familiar. En la década de los 70 representó a Colombia ante la Organización Internacional del Café, principal producto de exportación de este país sudamericano, origen de la riqueza de algunas de las familias más acaudaladas.

Cadete de la armada en su juventud, Santos aseguró en su discurso de celebración de la victoria, la noche de este domingo, que en los próximos cuatro años fortalecerá la política de seguridad democrática establecida por Uribe, y que sacaremos a cuatro millones de la indigencia y a siete millones de la pobreza.

Propuso además, frente a sus seguidores, establecer una hoja de ruta con los miembros del Poder Judicial para lograr una justicia eficaz, en alusión a las recientes críticas formuladas por Uribe a la condena a prisión del coronel en retiro Alfonso Plazas por su responsabilidad en la desaparición de 11 personas en el contrataque al palacio de justicia tomado por la organización guerrillera M-19 en 1985.

Tras gritar ¡que vivan las fuerzas armadas de Colombia!, y ¡gloria a estos muchachos! de las fuerzas militares y la policía, el candidato ganador aseveró que a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se les agotó el tiempo, porque su gobierno seguirá combatiendo a los enemigos de la patria, es decir, precisó, “a guerrilleros y narcotraficantes.

Los colombianos conocen que yo sé muy bien cómo combatirlos, subrayó Santos, quien encabezó en 2008 la operación Jaque, con la que se rescató a la política Ingrid Betancourt y se bombardeó en territorio ecuatoriano un campamento temporal de las FARC, donde murieron el dirigente guerrillero Raúl Reyes y 20 personas más, entre ellas cuatro civiles mexicanos.

Prometió un gobierno de unidad nacional

Para la segunda vuelta Santos recibió el apoyo del Partido Conservador y de dirigentes y militantes del Liberal, fuerzas políticas tradicionales de Colombia en la segunda mitad del siglo XX. A cambio de ese respaldo, el candidato se comprometió a formar un gobierno de unidad nacional, que dé continuidad a políticas de Uribe, ex militante liberal que alentó la formación del Partido de la U.

Uribe ha impregnado la sociedad colombiana, comentó Santos durante un acto de la campaña proselitista.

Analistas políticos destacaron en semanas recientes que Santos capitalizó la herencia política de Álvaro Uribe y anticiparon que el voto en favor del Partido de la U es un respaldo a la continuidad del proyecto uribista, a pesar de los escándalos políticos en los cuales se vio involucrado el gobernante saliente, como el espionaje a opositores, las ejecuciones extrajudiciales en los llamados falsos positivos (civiles, en su mayoría pobres, presentados como guerrilleros abatidos) y los conflictos diplomáticos con Venezuela y Ecuador.

Cuando la candidatura de Juan Manuel Santos estuvo amenazada por el éxito de Mockus en la primera fase de la campaña, antes de la primera vuelta, el ahora candidato ganador contrató al propagandista venezolano Juan José Rendón, quien ha asesorado a candidatos priístas en México y al ex ministro de Defensa de Uribe en operaciones antiguerrilleras.

Esta noche, Mockus deseó a Santos el mejor de los éxitos y aseguró que el Partido Verde ejercerá desde el Congreso la función del control político.