Espectáculos
Ver día anteriorViernes 25 de junio de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Al sur de la frontera se estrena hoy en Nueva York y la próxima semana en Los Ángeles

Muestro la izquierda de AL a un EU desinformado con tonterías: Stone

Con su documental el realizador estadunidense quiere exponer la otra cara de los procesos políticos de la región desde el punto de vista de Chávez, Morales, Da Silva, Castro, Correa y Lugo

Afp
 
Periódico La Jornada
Viernes 25 de junio de 2010, p. a14

Los Ángeles, 24 de junio. El cineasta Oliver Stone sostiene que su documental Al sur de la frontera (South of The Border), que estrena esta semana en Estados Unidos, es para mostrar la otra cara de los procesos políticos de izquierda en América Latina a un país desinformado con tonterías, dijo.

En 78 minutos el documental da una lectura de los movimientos políticos desde el punto de vista de Hugo Chávez, en Venezuela; Evo Morales, en Bolivia; Inazio Lula da Silva, en Brasil; Cristina Kirchner, en Argentina; Fernando Lugo, en Paraguay; Rafael Correa, en Ecuador, y Raúl Castro, en Cuba, presentados como un proceso conjunto.

Al sur de la frontera se estrena el viernes en Nueva York y la próxima semana en Los Ángeles y otras ciudades; será el documental de Oliver Stone de mayor difusión en los cines de su país.

“Desde que llegaron Chávez y Lula dijeron: ‘Queremos llevar nuestros recursos naturales, nuestro petróleo, el gas que poseemos, a que pertenezcan al pueblo”, dijo al reconocer su admiración sin fisuras por un luchador como Chávez.

Convencido de haber constatado procesos democráticos muy populares en la región, Stone remarca sobre Estados Unidos, donde nació hace 63 años: Éste es un país desinformado con tonterías.

Fuentes de documentación

Para afirmar esta idea, el documental utiliza, entre otras cosas, archivos de noticieros de la cadena conservadora Fox y declaraciones del ex presidente George W. Bush sobre Chávez o Morales.

Es el caso de un programa en el que los comentaristas narran cómo el presidente boliviano come coco y otro lo corrige Oh, no: es coca y prosiguen en son de burla.

Sin embargo, son escasas las entrevistas directas a los opositores locales en el tono cercano que el cineasta ganador de tres Óscares muestra con los mandatarios.

Sí hay algunos en la película, aclara el director de Pelotón (1986). Hay buen número de adversarios, parte del golpe de Estado, parte de la huelga petrolera, y ya saben, parte de la guerra mediática contra Chávez.

“Hay muchas críticas, pero se sabe que la crítica es bastante desequilibrada en este país: se puede acceder a YouTube y encontrar nada más que mierda maléfica sobre Chávez. Por tanto, se necesita algún contrapeso a esta historia.

Foto
Después de la premier en Nueva York, el actor Mickey Rourke y el realizador convivieron en una fiestaFoto Afp

“En realidad creo que se puede encontrar un montón de críticas en YouTube y los diarios. The New York Times y The Washington Post prácticamente cada semana tienen un artículo sobre lo que Chávez ha hecho recientemente. Todos son pendejadas”, sentencia.

Para la cineasta argentina Adriana Yurcovich, que presentó en Los Ángeles el documental El ambulante,Al sur de la frontera muestra de forma muy simple procesos que son muy complejos y contradictorios. No es blanco y negro, ni es igual en todos los países”, dijo.

Es importante ser simple, responde Stone a críticas similares a las de Yurocovich publicadas en la prensa latinoamericana.

Si estás contra las políticas de reforma, entonces lo que haces es complicarlas. A veces se necesita el blanco y negro, se necesita la simpleza en el debate, responde Stone.

Ejemplifica con las actuales reformas que ha intentado el gobierno de Obama para cambiar las reglas de la banca estadunidense, que se beneficia indiscriminadamente, o para lograr un sistema de salud universal, ambos difíciles de acordar por la oposición republicana.

Pero cuando se menciona que estas reformas se han discutido en su país sin cierres de medios de comunicación, también adversos a Barack Obama, el cineasta es tajante: “Lo de los cierres de las radios en Venezuela son pendejadas.

“Que no se exagere: en Venezuela se puede decir más o menos lo que uno quiere, excepto hacer llamados para derrocar el Gobierno o alguna otra actividad ilegal, porque es una oposición muy esfervescente.

No hay más críticas a Chávez allá que aquí para Obama.

¿Existe más libertad de prensa en Venezuela que en Estados Unidos?: “Por supuesto, uno puede decir lo que quiera, allá se puede ser irresponsable. Aquí no se pueden decir cosas como ‘tenemos que derrocar a Obama’.

La verdad es que están poniendo el dinero en el sistema del pueblo, están ayudando a la gente, no a las corporaciones a crecer y enriquecerse. Ése es el fondo del asunto, concluyó Stone, y asegurar que desea que un día llegue un Chávez a Estados Unidos.