Espectáculos
Ver día anteriorViernes 25 de junio de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

De Alejandro Gerber, la cinta se estrena hoy en el circuito comercial

Vaho, puente de diálogo en una ciudad con contraste social brutal

Está situada en Iztapalapa: sus lugares y temas definen la urbe, dice

Foto
En Vaho están presentes la representación de la Pasión, los concheros, la escasez de agua y el linchamiento. Arriba, los protagonistas en un fotograma
Tania Molina Ramírez
 
Periódico La Jornada
Viernes 25 de junio de 2010, p. a15

Los dioses se sentían aburridos y solitos, cuenta Abigail frente a su clase en la primaria. Así que crearon a los animales, pero éstos no les platicaban. Entonces decidieron hacer al hombre. Después de varios intentos, a uno se le ocurrió hacerlo de maíz. Y sí, salió perfecto. Pero era tan perfecto que los dioses pensaron que se iba a pelear con ellos y les iba a quitar sus poderes, siguió narrando la leyenda del Popol Vuh. Los dioses decidieron echarle vaho a los ojos al hombre... desde entonces, el hombre ya no ve todo como veía antes, ni entiende las cosas como entendía antes; y los dioses con ese hombre se quedaron porque ya no podía ser un peligro para ellos.

La escena es de Vaho (2009, http://vaho.wordpress.com), primer largometraje de ficción de Alejandro Gerber Bicecci, que obtuvo mención especial del jurado en el Festival Internacional de Cine de Morelia.

Para Gerber, la leyenda es una metáfora muy bella de la condición humana y de ciertas situaciones en la vida, de los fines e inicios de etapas. Los dioses deciden enceguecer al hombre y que no pueda entender el mundo en que está y lo que tiene frente a sus narices.

Siguió: Basta mirar alrededor en la ciudad para ver que nos comportamos como ciegos.

Vaho está situado en Iztapalapa. Gerber editó el documental Voces de la Chinantla, en la Universidad Autónoma Metropolitana plantel Iztapalapa. La demarcación le fascinó por sus lugares y temas, los cuales definen la ciudad, pero son poco retratados en el cine.

En la cinta está presente la representación de la Pasión, los concheros, la escasez de agua y el linchamiento (y su paralelismo con la Pasión). Socialmente somos más ciegos que individualmente, opinó el cineasta.

Más adelante dijo: “Vivimos un momento de mucha hostilidad y prejuicio. Es muy fácil pelear en la calle o categorizar a la gente. Vivimos en una ciudad con un contraste social brutal; eso genera mucha ceguera, la imposibilidad de verse en los ojos del otro y de reconocerlo como un igual. Parte de la idea de hacer la película en Iztapalapa y de plantear estos personajes –muy sencillos, que no tienen nada de extraordinario ni de heroico, pero tampoco de villanos, sino que cometen equivocaciones normales– tenía que ver con tender un puente entre nosotros y generar un diálogo”.

La primera escena de la cinta hace alusión a “la historia de la Difunta Correa, una santa argentina”, dijo Gerber. A mediados del siglo XIX, una mujer fue encontrada por unos arrieros en medio de una llanura desértica, muerta por deshidratación, con un bebé vivo en brazos, de quien no se supo nada más.

El cineasta tomó la leyenda para hablar sobre la ciudad y la situó en el vaso de Texcoco, que fue un paraíso lacustre, donde hoy no ves agua ni por error. Funcionaba muy bien como metáfora de la ciudad: la mujer muriendo de sed en medio del lago.

Campaña de discriminación

Vaho ha estado en varios festivales, entre ellos el de Rotterdam, que apoyó la posproducción.

A partir de hoy se proyecta en la Cineteca Nacional y se estrena en salas comerciales con 10 copias. Gerber denunció que estará en cines de la periferia. Vivo en la colonia Roma; si quiero ver mi película en un cine comercial, tengo que hacer un viaje de más de una hora.

Esta pauta “se repite una y otra vez con películas mexicanas y suena a campaña de discriminación contra el cine mexicano, orquestada por las exhibidoras. Pretextan que no tienen salas, pero 40, 50, 60 por ciento están dedicadas a una sola película, en este caso Toy Story 3”.