Espectáculos
Ver día anteriorViernes 9 de julio de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Karina Casiano presenta Rootless: la no-nostalgia, en El Vicio

Aborda obra la perspectiva del migrante desde Nueva York
Tania Molina Ramírez
 
Periódico La Jornada
Viernes 9 de julio de 2010, p. a12

En la obra Rootless: la no-nostalgia, Karina Casiano ofrece la perspectiva del migrante desde Nueva York. Propone mostrar lo que se siente estar fuera del país de origen, a través de un personaje que lleva tanto tiempo allá que comienza a olvidarse de quién es.

La actriz puertorriqueña, quien reside en Nueva York, presentó el espectáculo en esa ciudad, ante públicos de diversas nacionalidades, simplemente por ser la urbe que es. Quería hablar de este tema con todo el mundo, no sólo los migrantes (para qué predicar a los convertidos). Quería sentar a los estadunidenses al lado de los migrantes, que los estadunidenses cantaran las canciones que los latinos no conocían y que hubiera otras bien latinas y otras que les hablaban a los dos públicos. Los dos espectadores sienten la misma operación mental de encontrarse, de traer a los dos públicos al mismo campo. Y se logró, contó, en entrevista.

Nueva York no se mueve sin los migrantes, dijo. Las manifestaciones por los derechos de los migrantes en 2006 la conmovieron profundamente: Había una gran dignidad en la forma en que la gente se manifestaba, reclamando su papel en una sociedad nueva, a la cual aportamos mucho, no sólo económica sino culturalmente. Reclamábamos: estamos aquí, somos muchos y es hora de que nos traten como iguales.

Calificó la ley Arizona de inhumana, pero con un lado positivo: desafortunadamente, hay que mover la mierda para que apeste, si no, se queda ahí. Ha devuelto el foco al problema y ha mostrado el enorme apoyo que tienen los migrantes. Añadió: Pone al gobierno contra la pared. Aunque es un consuelo de tontos para la gente que vive con esto todos los días, que van a deportar esta misma noche. Pero espero que lleve a una solución humanista.

Siguió: Mientras tanto, los migrantes siguen organizándose y trabajando. Y defendiéndonos mutuamente, que es una buena lección para nuestros países. En Nueva York nos reunimos los ecuatorianos, los peruanos, los dominicanos, los puertorriqueños, cosa que no pasa en nuestros países.

Casiano, asidua lectora de La Jornada por Internet, dijo que la obra lanza una crítica: Nuestros países nos abandonan: nuestra situación se vuelve tan intolerable que tenemos que tomar la decisión de dejar a nuestra familia, cultura, clima, idioma.

Pasa el tiempo y todo cambia: “Tu país no se parece al que dejaste. Tienes influencias del nuevo, hijos, raíces que crecen. ¿Vamos a sentir nostalgia toda la vida? No, por eso se llama ‘la no nostalgia’. Voy a ser quien soy, sin pedir excusas”.

En el contexto del Festival Internacional de Cabaret, Casiano se presenta, acompañada al piano por Broc Hempel, hoy en el teatro bar El Vicio, a las 21 horas, y mañana, a las 20 horas, en el Foro A Poco No.