Política
Ver día anteriorDomingo 25 de julio de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En próxima reunión de consejo saldrían a la luz conflictos entre hermanos Álvarez y Víctor Garcés

Quebrantos en la cooperativa Cruz Azul ascienden a $42 mil 756 millones, denuncian

Quienes dejaron la empresa desde 2008 sólo recibieron 10% de su liquidación, acusan trabajadores

Roberto Garduño
 
Periódico La Jornada
Domingo 25 de julio de 2010, p. 5

Tras dos décadas al frente de la Cooperativa La Cruz Azul, la familia Álvarez Cuevas, con los hermanos Guillermo y Alfredo y su cuñado Víctor Garcés a la cabeza, han provocado severos quebrantos al haber social de esa empresa, cuyo monto asciende a 42 mil 756 millones de pesos, denunciaron cooperativistas en activo y en retiro.

Tan sólo el daño provocado al patrimonio de la Cooperativa La Cruz Azul asciende a 27 mil 219 millones de pesos, y el resto del quebranto se divide en 14 empresas más, entre ellas el cuestionado equipo profesional de futbol cuyo costo se calcula en 3 mil 574 millones de pesos de haber social.

Esta medida se integra por el valor en títulos de la empresa, remanentes distribuibles, capital –con sus revaluaciones y actualizaciones– aplicado a través del índice nacional de precios al consumidor.

La documentación proporcionada a los diputados federales Armando Ríos Piter (PRD) y Óscar González (PT) advierte que bajo la gestión de los Álvarez Cuevas cerca de 800 jubilados y pensionados resultaron afectados en sus derechos. Sin embargo, aquellas personas que se separaron de la empresa en los años 2008, 2009 y 2010 salieron peor, pues sólo recibieron 10 por ciento del total de su liquidación.

Los documentos advierten que las empresas a cargo de Alfredo Álvarez, Cementos y Concretos Nacionales SA de CV y Cycna de Oriente SA de CV, son objeto de un quebranto en su haber social por casi 10 mil millones de pesos, y el Fideicomiso F-21785 Azul Ixtapa, con un monto de mil 528 millones de pesos.

También en el caso de Alfredo Álvarez Cuevas, la documentación comprueba los privilegios concedidos a sus hombres más cercanos, con tal de ganar su lealtad. Tal es el caso de Antonio Morales Rivera, quien recibe sin obligación de comprobar su destino, 50 toneladas de cemento al mes, a cambio de testificar contra los cooperativistas inconformes con los Álvarez.

Trabajadores en activo y retirados de la Cruz Azul denunciaron un hecho que viola el espíritu social que dio razón a la cooperativa más importante en el país: el salario mensual de Gerardo Torrado, jugador del equipo profesional de futbol que tiene la cooperativa, es de 250 mil dólares (casi 3 millones de pesos), pese a que su desempeño no es el óptimo, y además no paga impuestos porque tiene sus cuentas bancarias en el extranjero.

Sesión de consejo con temas candentes

La documentación precisa además que en la próxima reunión del consejo de administración a celebrarse en Ciudad Jasso, Hidalgo, el 31 de julio, se discutirá y aprobará la pérdida de la calidad de socios de 25 trabajadores por el concepto de jubilación.

La orden del día de la citada sesión, pactada el 16 de julio y signada por el pleno de los consejos de administración y de vigilancia de la Cooperativa La Cruz Azul S.C.L, dará cuenta de las actas de la pasada asamblea en que se acordó la destitución de Víctor Garcés como director jurídico, a denuncia de Alfredo Álvarez Cuevas, lo que demuestra las desavenencias familiares y al frente de la empresa.

También se discutirá el caso del Fideicomiso Azul Ixtapa –actualmente hotel Meliá en la zona de oro de Zihuatanejo, Guerrero–, signado con BBV Bancomer con la clave de registro F-21785, por un posible quebranto de 100 millones de dólares contra accionistas de esa institución bancaria.

El análisis contable sostiene que existen irregularidades respecto a la relación sostenida por la persona moral de referencia (Cruz Azul) y el fideicomiso de mérito; además que el valor del avalúo del inmueble en que se encuentra el hotel Meliá Ixtapa no corresponde al importe invertido para su construcción y ampliación.

La propiedad adquirida en julio de 1998 por acuerdo del entonces consejo de administración de la cooperativa Cruz Azul, e instrumentada por Guillermo Álvarez en su calidad de director general, tiene una superficie de 22 mil metros cuadrados, pero no existe relación de congruencia entre el valor de la inversión realizada y el rendimiento otorgado por ésta.

También se afirma que el fideicomiso en cuestión cedió a la cooperativa Cruz Azul un pasivo determinado que tenía con diversos acreedores. Finalmente se indica que Billy Álvarez adquirió a nombre de la Cooperativa Cruz Azul una serie de créditos con la finalidad de invertir los fondos respectivos en la construcción de obras en el hotel Meliá Ixtapa, pero no corresponden al valor real de las mismas.

En ese mismo evento, advirtieron los denunciantes, Alfredo Álvarez Cuevas sustituirá a su hermano Guillermo y se integrarán los nuevos consejos de administración y de vigilancia para el bienio 2010-2012. No obstante, también se prevé que su cuñado Víctor Garcés pretenda maniobrar para echar de la cooperativa a sus familiares y apoderarse del control de la misma y sus filiales.

La familia Álvarez Cuevas tratará de resolver la salida de Guillermo con el argumento de renuncia por motivos familiares, y su hermano Alfredo corresponderá otorgándole el perdón a Víctor Garcés por la compra ilegal de terrenos beneficiando a su esposa Gilda Álvarez Cuevas.

Los denunciantes precisaron que de acuerdo con la Ley de Sociedades Cooperativas y sus propios estatutos internos, el citado haber social es el diferencial del ingreso que hoy reciben los trabajadores de la Cruz Azul, que es el valor obtenido por la venta del cemento, y el costo de esa venta, las utilidades.

Añadir un comentario