Espectáculos
Ver día anteriorLunes 26 de julio de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

No hay palabras para describir el horror, declara Rainer Schaller, organizador de la fiesta

Cancelan el Love Parade por la tragedia ocurrida el sábado

Se desconocen las causas de los sucesos que hasta este domingo habían dejado 19 muertos y 342 heridos

La policía y los bomberos habían advertido sobre el peligro, dicen las autoridades

Foto
La imagen de una cámara de video muestra la estampida en la entrada del túnel de Duisburgo, de donde algunos tratan de escapar.Foto Ap
Foto
En la imagen un testigo de los hechosFoto Reuters
Agencias
 
Periódico La Jornada
Lunes 26 de julio de 2010, p. a13

Duisburgo, 25 de julio. El festival más grande de música electrónica en el mundo, Love Parade, surgió en 1989 ideado por el diyéi Dr. Motte como acto político, en el que desfilaron apenas tres camiones. En años posteriores llegó a convocar a más de millón y medio de personas en Berlín. Ayer se canceló para siempre, anunciaron los organizadores.

No hay palabras para describir el horror, dijo Rainer Schaller, organizador de la marcha tecno, en rueda de prensa ofrecida en Duisburgo, ciudad alemana en la que se produjo el lamentable hecho, por el cual se siguen reportando muertos, cifra que este domingo aumentó a 19. Después de lo que pasó no habrá nunca más una Love Parade, anunció Schaller.

La tragedia ocurrió la tarde del sábado en una vieja estación de trenes de carga en desuso. Cientos de miles de asistentes a la fiesta sólo podían acceder al recinto por medio de un túnel estrecho y abarrotado, de 3.8 metros de altura.

Pánico

El pánico estalló cuando varios jóvenes cayeron varios metros desde una escalera de emergencia, lo que desencadenó la estampida.

El día posterior al hecho, los organizadores y responsables de la fiesta defendieron las medidas de seguridad que habían dispuesto, pero no atinaron a explicar qué pasó. Se alzaron muchas voces críticas, las cuales recordaron que en días pasados ya se había alertado sobre el peligro que existía por falta de planificación.

Wolfgang Orscheschek, del Sindicato Alemán de Policía, atacó a los responsables. Aseguró que los muertos son víctimas de los intereses materiales del organizador, que presionó al gobierno local para que autorizara el encuentro a pesar de las dudas persistentes sobre la seguridad. La policía y los bomberos habían advertido sobre los peligros.

Posteriormente, el sindicato indicó que el problema de seguridad que llevó a la tragedia comenzó posiblemente con un cálculo equivocado de la cantidad de participantes que asistirían.

Entre las personas muertas figuran dos estudiantes españolas y un joven italiano, según confirmaron hoy fuentes de la policía alemana en Duisburgo y del gobierno español en Madrid.

Identificadas hoy todas las víctimas, la policía confirmó que 11 son alemanas y que hay ciudadanos de China, Australia, Holanda y Bosnia, informó Detlef von Schmeling, el director de la comisión policial a cargo de las investigaciones junto a la fiscalía local, bajo el cargo de homicidio culposo.

Las edades de las víctimas son entre 20 y 40 años, detalló el policía. La cifra de heridos asciende a 342, sin que las autoridades hayan dado a conocer la gravedad de las lesiones.

La policía, que había desplegado 4 mil agentes para garantizar la seguridad de la fiesta –a la que asistieron, según cálculos de los medios, alrededor de 1.4 millones de personas– no quiso ofrecer una hipótesis sobre la causa de los hechos en la rueda de prensa.

Las muertes, dijo el comisario Von Schmeling, no se produjeron en el túnel propiamente dicho, sino al lado de una rampa inhabilitada.

La fiscalía recibió toda la documentación relacionada con el sistema de seguridad que se había organizado y verificará si hubo fallas en la planificación.

No puedo confirmar que hubiera una presión muy grande en el túnel o en el sitio como para ocasionar el accidente, señaló.

El oficial afirmó que no consideraba que la estampida hubiera sido causada por pánico general, aunque señaló que la última palabra la tendría la fiscalía cuando concluyan las investigaciones.

Condolencias

El organizador Rainer Schaller manifestó sus condolencias a los familiares de las víctimas. El Love Parade siempre fue una fiesta pacífica y alegre que ahora quedará trágicamente ensombrecida para siempre por los sucesos de ayer, dijo. Por respeto a las víctimas, familias y amigos, lo cancelaremos, indicó.

El festival no quedó cancelado de inmediato porque las autoridades temían que la medida llevara a un segundo ataque de pánico. Los organizadores finalmente lo suspendieron la noche del sábado, horas después de que se supo que había muertos.

El papa Benedicto XVI expresó hoy sus condolencias por los jóvenes muertos. En dos ocasiones, en italiano y en alemán, el pontífice manifestó su pesar por lo sucedido en Alemania.

Del cielo al infierno en pocos instantes. De la fiesta al dolor; de la risa al llanto, narró este domingo Martin Hahn, de 27 años, con un ramo de rosas blancas en la mano, al hablar de los sucedido.

En la boca del túnel, dijo que se trataba de gente que, como él, quería divertirse y bailar en la megafiesta.

Con los ojos llorosos, agregó: Fui y volví del infierno. No puedo asimilar lo que pasó, la gente pisaba sobre las cabezas de otros. No atinamos a hacer nada.

Junto a él había medio centenar de personas, entre curiosos, familiares, testigos, vecinos.

Fue aquí donde se desató la catástrofe que hasta hoy nadie puede explicar.

Junto a la última casa, con el número 16 de la calle Karl-Lehr, están depositadas las ofrendas florales de los anónimos. También hay velas encendidas, así como carteles o papeles escritos a mano, la mayoría de ellos con la pregunta ¿por qué?