Política
Ver día anteriorMartes 27 de julio de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
El caso Diego
No puedo describirte el infierno que vivo... no sé cuánto aguante más: Diego

Fernández de Cevallos pide a su hijo que se pague ya el rescate

Me dicen que te hicieron una propuesta y no has contestado

He perdido peso y mi fatiga es cada día mayor, asegura el Jefe

Foto
Carta escrita supuestamente por el político panista que circuló en la red, en la que dice a su hijo Diego que el paso de los días no moverá a sus captores, por lo que le llama a hacer su mejor esfuerzo por reunir el dinero del rescateFoto Imagen tomada de Twitter
Foto
Imágenes de Diego Fernández de Cevallos en cautiverio, las cuales han circulado en Internet y que al parecer fueron subidas a la red por sus secuestradores. La primera se dio a conocer el 20 de mayo pasado y la segunda ayerFoto tomada de Twitter
Foto
Rancho de Diego Fernández en el municipio queretano de Pedro Escobedo, donde ocurrió el plagioFoto Notimex
Alfredo Méndez
 
Periódico La Jornada
Martes 27 de julio de 2010, p. 2

Una fotografía y una carta manuscrita presuntamente redactada por Diego Fernández de Cevallos fueron difundidas la tarde de ayer a través de la cuenta de Twitter del periodista José Cárdenas, quien informó que el mensaje le fue entregado mediante el correo electrónico misteriosos.desaparecedores@yahoo.com.

La supuesta imagen del político que se conoció este lunes es la segunda que se hace pública desde que fue plagiado el 14 de mayo pasado. La primera se divulgó en las redes sociales el 20 de mayo y en ella se ve a un hombre cuya edad y complexión física son similares a las del panista. Tenía el dorso desnudo y los ojos cubiertos con una venda. En la imagen de ayer se aprecia al supuesto Diego más delgado. En sus manos sostiene la revista Proceso en su edición número 1751, que salió a la circulación el pasado 23 de mayo.

Por lo que respecta al manuscrito atribuido al llamado Jefe Diego, está fechado el 10 de junio de este año y carece de firma. Su autor lo dirige a Diego, hijo mayor del ex candidato panista a la Presidencia de la República en 1994, a quien le suplica hacer una contraoferta seria a la suma pedida para dejarlo en libertad. En la carta, el político habla del infierno que sufre por su cautiverio y exige a su familia actuar con urgencia, ya que el tiempo es determinante y no sé cuánto aguante más.

En la supuesta carta, Fernández de Cevallos refiere que durante su cautiverio ha tenido varios desvanecimientos y mucho dolor en el pecho a pesar del Tenormín y la Aspirina que le han proporcionado sus victimarios.

La Jornada consultó anoche a funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR), quienes revelaron que el abogado Antonio Lozano Gracia entregó el manuscrito original de la carta difundida ayer al titular de esa dependencia, Arturo Chávez Chávez, entre el 15 y el 19 de junio pasados. Según los informantes, existen análisis elaborados por peritos especializados en grafoscopía que demuestran que la letra de esa misiva sí es del ex senador panista.

En su edición del pasado 15 de julio, citando fuentes del gabinete de seguridad nacional, La Jornada reveló que Fernández de Cevallos está vivo, y que el gobierno federal ya tiene identificado al grupo de secuestradores, mas no su ubicación.

También se informó entonces que la familia está vendiendo propiedades diversas (casas, ranchos, terrenos) para juntar los 50 millones de dólares que exigen los plagiarios por el rescate del abogado.

El pasado viernes se cumplieron 70 días de ocurrida la desaparición. Entre los avances de las pesquisas, las autoridades han podido reconstruir lo que el político hizo el día del plagio hasta el momento en que fue privado de su libertad junto a la puerta de acceso de la casa principal de un rancho de su propiedad ubicado en Querétaro.

Hoy se sabe que el abogado se reunió el 14 de mayo con sus amigos Carlos Loyola Vera, Luis Cabrera y los hermanos Diego y David Fernández Gutiérrez. Asimismo, que el grupo de secuestradores esperó a que el Jefe Diego descendiera de su camioneta para someterlo y sacarlo de su propiedad.

Lo que no ha sido aclarado por los fiscales que investigan este caso es si el político llevaba incrustado en un brazo un chip que permitiría su localización satelital.

Este tema del chip ha causado controversia en los medios de comunicación, pues hay quienes aseguran que el político no llevaba ese dispositivo, mientras otros sostienen lo contrario.

También han trascendido entre funcionarios de la PGR, que han solicitado el anonimato, diversas hipótesis del supuesto móvil de este caso. Una es que el gobierno federal cuenta con indicios para considerar que los autores del secuestro son de un grupo guerrillero extremista asentado en la zona del Bajío desde hace 20 años, que depende del Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), y que se conoce con las siglas TDR-EP (Tendencia Democrática Revolucionaria-Ejército del Pueblo, encabezado por Constantino Alejandro Canseco Ruiz, El Comandante José Arturo o Hugo, y su pareja Blanca Estela, La Porta o Frida).

Hace dos semanas, el panista Luis H. Álvarez indicó que el plagio de su correligionario es un dato más que indica que todavía estamos muy lejos de vivir en un país verdaderamente democrático.

También se ha referido a la desaparición del político Maricela Morales Ibáñez, titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la PGR. La funcionaria aseguró durante la presentación del libro El caso Wallace, en la ciudad de México, el pasado 14 de julio, que el área a su cargo (donde se indagan casos de secuestro) no investiga el plagio de Fernández de Cevallos.