Política
Ver día anteriorMartes 27 de julio de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Demandan al gobierno revisar si en otros reclusorios ocurren irregularidades semejantes

Exigen legisladores castigar a funcionarios corruptos del penal de Gómez Palacio
Víctor Ballinas y Ciro Pérez Silva
 
Periódico La Jornada
Martes 27 de julio de 2010, p. 10

El coordinador de los senadores priístas, Manlio Fabio Beltrones, se pronunció por sancionar y terminar con la simulación en los centros de readaptación social. Los hechos de Durango nos enseñan que no se cumple con el propósito de readaptación.

El presidente del Senado y coordinador perredista, Carlos Navarrete, manifestó que lo ocurrido en Gómez Palacio, Durango, obliga a todos los gobernadores a revisar sus centros de readaptación social, y al gobierno federal a hacer una revisión para detectar si ocurre una cosa semejante en otros penales.

En la Cámara de Diputados, las bancadas priísta, panista, perredista, pevemista y petista condenaron la corrupción existente en el Centro de Readaptación Social (Cereso) número dos de Gómez Palacio, donde se facilitaron operaciones de sicarios, y exigieron castigar de manera ejemplar a los funcionarios que permitieron esas actividades, así como iniciar líneas de investigación en estados donde se han cometido ejecuciones similares.

Aflora descomposición

El presidente de la Comisión de Defensa Nacional, el priísta Ardelio Vargas Fosado, advirtió que deben ser castigados de manera ejemplar los responsables del penal duranguense por dejar salir a internos a perpetrar venganzas por encargo, y exigió abrir una línea de investigación en cárceles de otras entidades en que pudiera existir el mismo modus operandi.

Esto obliga a una revisión puntual de todos los reclusorios, incluyendo los federales, de todos los estados para ver la vulnerabilidad que se tiene ahí. Se destapa un sistema de corrupción que asusta y nos obliga necesariamente a revisar todo el sistema penitenciario, ya que no sabemos qué pasa en otros reclusorios.

Beltrones resaltó: es necesario que el gobierno federal por primera vez ponga sobre la mesa el estado crítico en el que se encuentran los llamados centros de readaptación social.

Añadió que hay versiones de que en otros penales sucede lo mismo. Hace tiempo que se señala que desde los reclusorios se utilizan teléfonos celulares para cometer diversos delitos, y los responsables no han sido detenidos por las autoridades.

Expresó que llama la atención que ocurra ahí, pero nos señala que deberíamos poner mayor atención en otros penales del país, ya que si acontece en uno, es posible que esté sucediendo en otros, lo cual vendría a poner un nuevo ingrediente de ingobernabilidad al país.

Navarrete resaltó que “el gobernador de Durango (Ismael Hernández Deras) se quedó corto al caracterizar ayer la actitud de la directora de ese Cereso estatal (habló de ‘traición’), quien se convirtió en cómplice y facilitaba la ‘libertad’, vehículos y armas oficiales para cometer sus crímenes a integrantes del crimen organizado. Debe actuarse ejemplarmente contra los involucrados”.

Insistió en que lo ocurrido en Durango demuestra que todos los gobernadores se deben involucrar directamente, garantizando que sus policías estatales y su sistema de seguridad pública caminen en un acuerdo con el gobierno federal, o estaremos viendo un fracaso absoluto de las autoridades nacionales. Se ha encendido un foco rojo enorme para los gobernadores.

Caricaturesco y surrealista

El senador panista Felipe González expresó que hay una sobrepoblación de 60 mil reclusos, ya que la capacidad es de 173 mil 300, y los detenidos en las cárceles suman 230 mil.

El presidente de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados, el panista José Luis Ovando Patrón, exigió revisar a fondo las instituciones de impartición de justicia y se inicien líneas de investigación similares a las que se realizaron en el penal de Gómez Palacio, para atender averiguaciones previas sobre diversos asesinatos con un modus operandi similar.

Consideró: es una situación caricaturesca que salga un reo que se encuentra supuestamente recluido para cumplir una sanción, y los custodios le presten las armas para asesinar a personas en la calle o en bares u otros sitios. Es surrealista.