Sociedad y Justicia
Ver día anteriorSábado 31 de julio de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Simpatizantes de los triquis exigen a Gobernación garantizar seguridad en dicha región

Ultiman a Anastasio Juárez, agente municipal de San Juan Copala

Su hermano asegura que fue baleado en su casa y culpa al MULT-I; este grupo dice que lo mataron en otra comunidad

Acusa también a Ulises Ruiz, Alejandro Encinas, maestros de la sección 22 y la APPO

Foto
Indígenas triquis de San Juan Copala, Oaxaca, se manifestaron frente a la puerta de la Secretaría de Gobernación, en Bucareli, para exigir la salida de los grupos paramilitares de su comunidadFoto Francisco Olvera
Octavio Vélez y Agustín Galo
Corresponsales
Periódico La Jornada
Sábado 31 de julio de 2010, p. 29

Oaxaca, Oax., 30 de julio. Anastasio Juárez Hernández, designado agente municipal de San Juan Copala por la Unión de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), fue asesinado la noche del pasado jueves. Dos versiones difieren sobre el lugar y la autoría del delito. Según el hermano de la víctima, Rufino Juárez, líder de la Ubisort e identificado como cabeza de un grupo armado irregular de la zona, Anastasio, de 31 años, fue abatido a tiros en su casa en el centro de San Juan Copala.

Por el contrario, voceros del municipio autónomo, que son integrantes del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui-Independiente (MULT-I), aseguran que el homicidio no se perpetró en Copala sino a varios kilómetros de ahí, en la cabecera municipal, Juxtlahuaca.

Los dos grupos, enemistados desde hace décadas, se disputan el control de Copala. El enfrentamiento ha generado centenares de muertes en los últimos años, todas ellas impunes.

Como ocurre siempre que hay una muerte violenta en la zona, Rufino Juárez culpó de la muerte de su hermano a los dirigentes del MULT-I, José Ramírez Flores, Miguel Ángel Álvarez Velasco, Eugenio Martínez López y Jesús Martínez, en declaraciones a los periodistas en la capital del estado. Todos ellos son autoridades del municipio autónomo que no es reconocido por la Ubisort.

Los voceros del municipio autónomo, Jorge Albino y Casimiro Martínez, rechazaron la acusación y atribuyeron el homicidio a un conflicto derivado de recientes tensiones entre priístas por el control del gobierno municipal de Juxtlahuaca, de grupos de taxistas y comerciantes del mercado local, que en días pasados habían protagonizado enfrentamientos con armas de fuego.

Al mediodía de este viernes más de un centenar de elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y de la Policía Estatal Preventiva ingresaron a San Juan Copala para, según dijeron, respaldar al fiscal y a los peritos en el levantamiento del cadáver de Anastasio Juárez y la realización de las primeras investigaciones.

Sin embargo, según los voceros del MULT-I, los vehículos que ingresaron a Copala llevaban a bordo el cuerpo de la víctima, trasladado desde Juxtlahuaca con el fin de aparentar que el cuerpo se encontraba en este poblado. La entrada de la fuerza pública al poblado, que además se encuentra sitiado por hombres armados de la Ubisort desde principios de 2010, también se produjo en medio de versiones encontradas.

De acuerdo con el relato de los defensores del municipio autónomo, las mujeres que resguardan el palacio municipal de Copala fueron agredidas por los hombres de Ubisort, que llegaron a bordo de sus camionetas, resguardados por la fuerza pública. En la reyerta resultaron heridas dos jovencitas, Selena y Adela Ramírez.

En sus declaraciones ante la prensa en Oaxaca, Rufino Juárez –a quien se le atribuye haber encabezado la emboscada contra una caravana humanitaria el 27 de abril, en la que fueron asesinados la dirigente de radios comunitarias Alberta Cariño y el activista finlandés Jyri Jakkola, y el posterior asesinato del líder histórico del movimiento Timoteo Alejandro y su esposa, Cleriberta Castro, en mayo de este año– extendió las responsabilidades de este nuevo crimen incluso al gobernador saliente Ulises Ruiz.

Acusó, además, a Alejandro Encinas, diputado por el Partido de la Revolución Democrática; a la Iglesia católica en Oaxaca, a la sección 22 del magisterio oaxaqueño y a la Asamblea Popular de Pueblos de Oaxaca (APPO) de ser los responsables intelectuales del asesinato de su hermano.

A Ulises Ruiz, dijo, le pidió de manera reiterada que tomara en serio la situación de violencia en la región triqui y no nos hizo caso.

Jorge Albino y Casimiro Martínez, que tampoco estuvieron presentes en Copala sino que están en la ciudad de México, argumentan en un boletín, en el que se declaran en alerta roja, que las declaraciones de Rufino Juárez, respaldadas por las autoridades del estado, buscan acusar al municipio autónomo para desmantelarlo, señalándonos como responsables de la muerte de uno de los más violentos paramilitares de la región.

Aclararon también que Anastasio Juárez nunca fue elegido por las comunidades como agente municipal, sino impuesto por su hermano Rufino en una maniobra más de la Ubisort por golpear nuestra autonomía.

Irresponsabilidad del estado

Los simpatizantes del municipio autónomo que residen en esta ciudad se congregaron esta tarde frente a la Secretaría de Gobernación, donde realizaron un mitin. Una comisión, integrada por Hilda Sánchez, Josefina Albino, Juana Gutiérrez y Constantino Martínez, entró para presentar un documento exigiendo la intervención del gobierno federal a fin de garantizar la seguridad y la integridad física y sicológica de todos los habitantes de esa región oaxaqueña.

Por su parte, el Centro Regional de Derechos Humanos Bartolomé Carrasco Briseño condenó la entrada de la policía estatal a San Juan Copala y pidió a organizaciones civiles que manifiesten su repudio a esta agresión al municipio autónomo, ya que es incongruente que cuando se pidieron medidas de seguridad para que la caravana humanitaria Bety y Jiry entrara a dejar víveres, el estado no cumplió con su responsabilidad e impidió que llegara a cumplir con su misión.

Con información de Ariane Díaz