Mundo
Ver día anteriorJueves 5 de agosto de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 

La primera información decía que era un ataque con explosivo casero contra el presidente

Confuso incidente en recepción a Mahmud Ahmadinejad en la localidad de Hamadan

Irán aclaró horas más tarde que sólo fue un petardo lanzado por un joven demasiado entusiasta

Foto
El mandatario iraní, a bordo de un vehículo y rodeado por guardaespaldas, llega a Hamadan, mientras a la izquierda se pueden ver restos de humoFoto Ap
Reuters y The Independent
 
Periódico La Jornada
Jueves 5 de agosto de 2010, p. 26

Teherán, 4 de agosto. La incertidumbre persistía este miércoles por la noche después de que hubo una información contradictoria en cuanto a que el presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, sobrevivió a un ataque con un artefacto explosivo casero contra el convoy en el que se trasladaba durante una visita a la ciudad occidental de Hamadan, según informó inicialmente una fuente de su despacho presidencial.

Horas más tarde, el gobierno de la república islámica desmintió el supuesto ataque contra el mandatario y atribuyó la explosión a un petardo lanzado por un joven demasiado entusiasmado de ver a Ahmadinejad.

La fuente dijo que el convoy presidencial fue atacado mientras viajaba desde el aeropuerto de Hamadan para pronunciar un discurso en un estadio deportivo local. El presidente resultó ileso pero otras personas sufrieron heridas por la explosión.

Una persona fue arrestada por el incidente, agregó la fuente. Hasta el momento, nadie se ha adjudicado la responsabilidad del ataque con explosivos.

Ahmadinejad, quien ha perseguido a la oposición política después de una disputada elección presidencial realizada en junio del año pasado, apareció más tarde en la televisión iraní en vivo en un estadio de Hamadan, y no hizo mención del incidente.

La agencia estatal de noticias Irna reportó que un joven entusiasmado de Hamadan hizo explotar un petardo para demostrar su felicidad por la presencia del gobernante islámico. No causó ningún disturbio entre la multitud que le daba una cálida bienvenida al presidente.

La agencia agregó: Algunos medios extranjeros intentaron aprovechar este evento, en línea con sus metas. Llamaron a este petardo inofensivo una explosión de granada y algunos aseguraron que era una granada artesanal, hecho que llevó a alguna ambigüedad, sentenció Irna.

Teherán enfrenta presiones económicas mientras las nuevas sanciones internacionales impuestas a Irán por su polémico programa de energía nuclear surten efecto en el quinto exportador de petróleo del mundo.

Los líderes políticos iraníes han acusado a los países de Occidente de conspirar contra la república islámica. Durante un discurso en una conferencia de iraníes expatriados, el pasado lunes en la capital de la nación, el presidente Ahmadinejad señaló públicamente: Los estúpidos sionistas han contratado mercenarios para asesinarme.