Mundo
Ver día anteriorLunes 9 de agosto de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Cancilleres de Colombia y Ecuador se comprometen a trabajar para normalizar la relación

Chávez y Santos se reúnen mañana para dialogar sobre crisis bilateral

El presidente venezolano advierte a las FARC y al ELN que no hay futuro por la vía armada

Foto
Los cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín, y de Venezuela, Nicolás Maduro, ayer después de un encuentro en BogotáFoto Reuters
Dpa, Afp y Notimex
 
Periódico La Jornada
Lunes 9 de agosto de 2010, p. 28

Bogotá, 8 de agosto. Venezuela y Colombia, inmersas en una crisis bilateral desde hace dos años, acordaron hoy convocar a una reunión de los presidentes Hugo Chávez y Juan Manuel Santos para este martes al mediodía en territorio colombiano, donde hablarán sobre la posibilidad de restablecer las relaciones diplomáticas rotas hace dos semanas, a raíz de acusaciones de Bogotá sobre el presunto apoyo de Caracas a las organizaciones guerrilleras del país vecino.

El anuncio sobre la cumbre estuvo precedido de una serie de señales políticas hechas por Chávez y Santos para acabar con las tensiones, que este domingo selló el venezolano con un llamado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y al Ejército de Liberación Nacional (ELN) de ese país para que se manifiesten por la paz con demostraciones contundentes como la liberación de todas las personas que tienen secuestradas.

Chávez fue todavía más lejos sobre el tema de los grupos guerrilleros colombianos, que en varias ocasiones fueron la causa de los conflictos del bolivariano con el ex presidente Álvaro Uribe, al afirmar que la guerrilla colombiana no tiene futuro por la vía armada.

Coincidencias con Lula, Morales y Ortega

Así como uno le propone al gobierno de Colombia buscar el camino a la paz, a los rebeldes también; la guerrilla de verdad no tiene futuro por la vía de las armas. Es absolutamente falso que vayan a derrotar al Estado colombiano. Y luego, además, se han convertido en una excusa del imperio para intervenir en Colombia y amenazar desde allí a Venezuela, declaró Chávez en su programa dominical Aló, Presidente.

El mandatario dijo haber conversado y coincidido sobre este enfoque con sus pares Luiz Inacio Lula da Silva, de Brasil; Evo Morales, de Bolivia, y Daniel Ortega de Nicaragua, quien llegó por primera vez al poder en 1979, a la cabeza del Frente Sandinista de Liberación Nacional, tras hacer la guerra a la dictadura de Anastasio Somoza.

La realidad de América Latina no es la misma de hace 40, 30 ó 10 años. Estoy seguro de que la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) está de acuerdo, dijo el mandatario en referencia al organismo creado el año pasado para fomentar la cooperación política regional.

En el mismo sentido se declaró el secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, en una entrevista publicada por el diario ecuatoriano El Universo, al que manifestó: el tema de las FARC, al final, tiene que ser una solución política.

En su programa dominical de radio y televisión, Chávez fue directo al tema que causó la ruptura de relaciones con Bogotá, la versión difundida en julio por el gobierno de Uribe sobre videograbaciones de presuntos campamentos de las FARC y el ELN en Venezuela, país que comparte con Colombia una frontera de dos mil 219 kilómetros.

Para nosotros la guerrilla colombiana es también un problema. Yo ni he aprobado, ni apruebo, ni aprobaré presencia alguna de fuerzas guerrilleras. Este territorio es soberano, dijo el gobernante venezolano.

Chávez hizo estas declaraciones antes de que el canciller venezolano, Nicolás Maduro, confirmara en Bogotá la cita con el nuevo inquilino de la Casa de Nariño, la sede presidencial colombiana.

Horas antes, otra señal de distensión del mandatario venezolano apareció en su columna dominical de prensa Las líneas de Chávez, en la que hizo un llamado “al presidente Juan Manuel Santos al respeto, al diálogo constructivo, al pensar y actuar de manera soberana, a ser felices con el anhelo de nuestros pueblos hermanos por la paz, por el progreso, por la construcción de ‘la mayor suma de felicidad posible’, para decirlo con (Simón) Bolívar desde las colinas de Boyacá, 191 años después”.

Maduro, que representó al gobierno venezolano en la toma de posesión de Santos, el sábado, tuvo este domingo una apretada agenda de cara a la desactivación del conflicto con Colombia, con el que Venezuela alcanzó el año pasado un comercio bilateral del orden de siete mil millones de dólares, pese a que en julio de 2009 Chávez ordenó el congelamiento de las relaciones, a raíz de que Uribe aprobó en un pacto con Estados Unidos el uso de siete cuarteles militares colombianos (navales, aéreos y de infantería).

El martes, al mediodía, aquí en Colombia, a los presidentes Chávez y Santos les entregaremos un informe de todos los temas que hemos trabajado y ellos entonces tendrán la posibilidad de conversar también de esta manera y de tomar las decisiones que favorezcan al mayor nivel las relaciones entre nuestros países, informó Maduro al terminar una reunión con la canciller colombiana María Ángela Holguín, a la que también asistió el secretario general de la Unasur, el argentino Néstor Kirchner.

Todavía al aire, desde Venezuela, Chávez confirmó el encuentro y dijo que con esto se iniciará una nueva etapa en la relación bilateral. Le pido a Dios que ese buen clima se mantenga durante los cuatro años del gobierno que comienza en Colombia y venideros periodos, dijo.

Con el acuerdo sobre la cumbre, la canciller Holguín abordó el primero de los dos conflictos que Uribe heredó a Santos, quien el sábado dijo en su discurso de toma de posesión que la recomposición de los nexos con Colombia y Ecuador es su prioridad en política exterior.

Respecto del diferendo con el vecino en la frontera colombiana del suroeste, Holguín y el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño fijaron el compromiso de seguir adelante con la normalización de relaciones, rotas desde marzo de 2008, inmediatamente después de que Colombia –cuando Santos era ministro de Defensa de Uribe– bombardeara un campamento temporal de las FARC en el norte de Ecuador.

Quito y Bogotá restablecieron este año las relaciones a nivel de encargados de negocios. En los próximos meses, según información de Holguín y Patiño, se volverán a reunir para formular un plan de desarrollo fronterizo.

El punto clave para la distensión, fue la entrega –el sábado al presidente Rafael Correa en Bogotá– de la computadora que tenía el líder guerrillero Raúl Reyes en el campamento bombardeado y que fue recogida por tropas colombianas. “Ahora –dijo el ministro de Defensa ecuatoriano, Javier Ponce– está pendiente que nos entreguen información sobre cómo se dio la agresión del primero de marzo de 2008 en Angostura (Ecuador). Ese también fue un ofrecimiento” para la normalización de relaciones bilaterales.

Añadir un comentario