Cultura
Ver día anteriorMiércoles 11 de agosto de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Entre los objetos hallados figuran utensilios de cerámica de Bocas del Toro

Revela estudio elementos de una antigua cultura que floreció en el Caribe y conoció Cristóbal Cólon
Dpa
 
Periódico La Jornada
Miércoles 11 de agosto de 2010, p. 4

Panamá, 10 de agosto. Un estudio arqueológico realizado en Bocas del Toro, provincia caribeña de Panamá que limita con Costa Rica, reveló los elementos de una antigua cultura que conoció el almirante Cristóbal Colón, confirmaron hoy investigadores panameños.

La investigación, denominada Proyecto arqueológico sitio Drago, se desarrolla en la isla Colón por un grupo de expertos, entre ellos Thomas Wake, director del laboratorio de zooarqueología del Instituto Cotsen, de la Universidad de California, en Los Ángeles, y científicos de Panamá.

Wake, quien ha recibido apoyo financiero de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, dijo al diario local La Prensa que los hallazgos confirman una ocupación humana del sitio, de al menos 600 años, entre el 800 y el 1400.

Los restos incluyen comida, huesos de peces, manatíes e, incluso, un cocodrilo de cinco metros de largo y mil años de antigüedad.

Entre los objetos hallados figuran utensilios de cerámica de Bocas del Toro, pero algunas piezas tienen los estilos de Coclé, Panamá central; Chiriquí, el valle central de Costa Rica, y del suroeste de Nicaragua.

Asimismo, hay evidencias de entierros de personas, talleres de lítica (piedra), tiestos de cerámica y ornamentos de conchas, como ranitas y otros objetos tallados en concha de Spondylus, un género de bivalvos que tiene espinas.

Tesoro cultural bajo arena

Boca del Drago fue recorrida por Cristóbal Colón en 1502, en su cuarto y último viaje al Nuevo Mundo, quien encontró un mar ruidoso que los exploradores comparaban con los rugidos emitidos por las fauces de un dragón. En la actualidad, es un sitio turístico, que esconde bajo la arena un tesoro cultural.

Thomas Wake señaló que los investigadores no han hallado estructuras de piedra utilizadas como vivienda, por lo que se presume que los antiguos habitantes construían sus casas sobre maderos.

Sin embargo, aclaró que los arqueólogos encontraron un montículo funerario de unos mil años de antigüedad, con cuatro entierros que fueron hechos con lajas de coral, como si fueran cajones.

Wake señaló que la investigación, documentada con el respaldo de sistemas satelitales, apunta a la creación de una base de datos sobre la localización de los sitios arqueológicos, que impida la extracción ilegal de objetos patrimoniales.

Asimismo, se prevé el entrenamiento de personal científico panameño y el establecimiento de un centro de interpretación para el Sitio Drago, que atraerá a los turistas.