Economía
Ver día anteriorDomingo 10 de diciembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
La marcha del mercado eléctrico mayorista: la sexta
José Antonio Rojas Nieto
Y

a hay nuevas tarifas eléctricas. A partir del primero de diciembre de este mes. En sesión extraordinaria del pasado 29 de noviembre, el órgano de gobierno de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) aprobó las tarifas finales del suministro básico. No se incluye a los grandes consumidores –básicamente industriales– que optan por el denominado Suministro Calificado. O por ser –ellos mismos– participantes del mercado. Así, las tarifas publicadas en el acuerdo A/061/2017 ya se aplican.

A mediados de enero empezaremos a ver los precios resultantes. Poco a poco se notarán los cambios que representan una modificación radical del anterior esquema tarifario. Por ejemplo, se acorta de manera radical –veremos los efectos– la diferencia entre el cargo de la energía consumida en el periodo de punta (el que exige la mayor capacidad operando) y los periodos de base o intermedio. Primera ocasión en la historia del sector eléctrico de este país con tarifas finales no fijadas por la Secretaría de Hacienda, a propuesta –como lo ordenaba la Ley del Servicio Público de Electricidad– de la CFE. Lo indicó el comisionado Marcelino Madrigal: “corresponde a la primera fijación de tarifas de suministro básico que realiza esta comisión (…Reguladora de Energía)”.

Luego de la aprobación y publicación el pasado jueves 23 de noviembre de la metodología para determinar dichas tarifas (acuerdo A/058/2017). Por cierto, en esa misma sesión del 23 de noviembre se habían aprobado las tarifas de operación del suministrador básico, último elemento necesario para completar las tarifas finales. Así y con excepción de los casos señalados en el artículo 139 de la Ley de la Industria Eléctrica (tarifas fijadas por el Ejecutivo federal con un mecanismo distinto para determinados usuarios del suministro básico, en este momento las residenciales de bajo consumo y las de estímulo agrícola y acuícola), a partir de este mes todas las tarifas eléctricas serán determinadas con la metodología de la CRE. Y ajustadas mensualmente por la unidad de electricidad de este órgano regular, al cual se delegó esa responsabilidad. Resultarán de agregar los componentes regulados con los no regulados. Además, en ese mismo acuerdo A/061/2017, se aprobó la apertura de un periodo de transición tarifaria de cuatro meses (diciembre de 2017 a marzo de 2018) en que la tarifa final aplicable a los usuarios se determinará con la ponderación de dos precios.

El primero provendrá del valor de la facturación conforme a los costos de generación que resulten de la actualización tendencial de las tarifas eléctricas de noviembre de 2017 (últimas determinadas por la Secretaría de Hacienda con participación de la CFE). Y el segundo del valor de la facturación conforme a la nueva metodología de la CRE. Sí, durante cuatro meses se calcularán esos dos valores de la facturación eléctrica. Y de esas dos facturaciones provendrán los dos precios medios. Y se promediarán durante esos cuatro meses en las proporciones siguientes. El primer precio medio (actualización tendencial) representará 80, 60, 40 y 20 por ciento, respectivamente, esos cuatro meses de transición. Y el segundo precio medio (nueva metodología CRE) 20, 40, 60 y 80 por ciento, respectivamente, en esos mismos meses. Así las nuevas tarifas por categoría y división tarifaria provendrán de la agregación de las tarifas reguladas de transmisión, distribución, operación del Cenace, servicios conexos no adquiridos en el mercado mayorista y operación de CFE-Suministro Básico.

Y del costo de generación resultante del promedio de la transición aprobado por la CRE. La CRE instruye ajustar los diversos cargos que componen el costo de generación, de manera tal que el valor del precio medio que resulte de la facturación mediante la metodología CRE se nivele con el precio medio resultante de la ponderación aplicable los cuatro meses de la transición. Ya están publicados los diversos cargos tarifarios –regulados y no regulados– producto de esa nivelación para diciembre. Para cada una de las 12 categorías tarifarias aprobadas por la CRE (seis en baja tensión, cuatro en media tensión y dos en alta tensión). Y para cada una de las 17 divisiones tarifarias (regionales).

Como la metodología CRE lo indica, hay cargos fijos y variables; por capacidad y por energía. Cargos que, al menos explícitamente, no consideran los periodos horarios en que se consume la electricidad; es decir, base, intermedio y punta. Y cargos que, explícitamente, sí los consideran. Recordemos que los cargos por generación (que se ajustarán mensualmente) se determinan con base en la metodología, criterios y términos para contratos legados –establecidos con las empresas de generación de CFE– para el suministro básico. Con centrales eléctricas legadas y centrales externas legadas. Esta metodología reconoce los costos eficientes de tres tipos de centrales: térmicas, renovables y productores independientes de energía.

La producción de las centrales inscritas en estos contratos deberá garantizar el abasto bajo responsabilidad del suministrador básico. Siempre –por cierto– sujeta a la llamada Opción de Compra. Según esta opción el suministrado puede preferir la adquisición de energía eléctrica en el mercado eléctrico mayorista. ¿Cuándo? Cuando el costo determinado por el precio marginal local fuera menor que el de los contratos, determinado por los costos eficientes. Además, el seguimiento mensual de los componentes de ese costo de generación considerará –desde luego– la evolución de los seis cargos fijos y los dos cargos variables calculados para cada mes, entre los que el precio de los combustibles y los cargos de la infraestructura necesaria para su abasto son fundamentales.

Todo esto se describe en el modelo de contrato legado para el suministro básico. Para los tres tipos de centrales señalados. Concluyo reiterando que estamos en una nueva situación tarifaria. Los cuatro meses de transición no hacen sino prepararla de una manera también nueva. Sus resultantes, como se puede comprender, las conoceremos con detalle en el transcurso del año que entra, asunto que es muy delicado si pensamos que justo en el momento de las elecciones las familias y las empresas (los municipios) experimentarán los cambios de su factura eléctrica. Sin duda.