Estados
Ver día anteriorMiércoles 11 de agosto de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Concesionaria presenta denuncias por despojo y delito ambiental

Gobierno de Cuernavaca toma basurero municipal
Rubicela Morelos Cruz
Corresponsal
Periódico La Jornada
Miércoles 11 de agosto de 2010, p. 34

Cuernavaca, Mor., 10 de agosto. Apoyados por policías municipales, autoridades y empleados del ayuntamiento se apoderaron del relleno sanitario de Loma de Mejía, construido y operado por la empresa Promotora Ambiental (PASA) para recibir 400 toneladas de basura al día.

La invasión del vertedero de Loma de Mejía, ubicado en los ejidos de San Antón, en este municipio, se llevó a cabo después de la medianoche, cuando unas ocho patrullas con agentes de la secretaría de protección y auxilio ciudadano y unos 15 camiones recolectores de basura entraron por la fuerza y depositaron los desperdicios, narraron vecinos.

En la trifulca, Iván Orlando Rivera, encargado del relleno, fue retenido y metido a una patrulla. Dos vigilantes huyeron. Rivera fue liberado ocho horas después, informó PASA.

Patrullas municipales bloquearon la desviación al relleno que se ubica en la carretera federal Cuernavaca-Chalma, estado de México, y sólo dejaron pasar los camiones recolectores de basura de Cuernavaca, algunos con logos del Partido Revolucionario Inatitucional (PRI) y de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y otros con pegotes de un grupo sindical.

Hasta anoche la entrada principal continuaba cerrada y custodiada por dos patrullas.

Sergio Arzúa Sarabia, gerente general de PASA, aseguró que los 15 camiones de basura que entraron al relleno iban encabezados por el director de servicios públicos municipales, Adán Jasso Morelos. No obstante, rechazó que el alcalde priísta, Manuel Martínez Garrigós, les haya arrebatado el vertedero mediante el uso de la fuerza pública.

Guillermo Pasquel Hernández, abogado de la empresa, aseguró que por la tarde interpusieron ante las procuradurías General de la República y de Justicia del estado una demanda contra las autoridades municipales por despojo y otra por delitos ambientales.

Después del mediodía el ayuntamiento emitió un comunicado en el cual se deslindó de la ocupación clandestina del relleno sanitario y afirma que la policía intervino ante un enfrentamiento entre empleados de PASA y ejidatarios de San Antón, versión rechazada por comuneros vecinos.

La toma del vertedero ocurrió una semana después de que PASA suspendió el servicio de recolección de basura en la capital en demanda del pago de un adeudo de tres meses, que asciende a más de 24 millones de pesos.

Los ejidatarios que viven junto al relleno exigieron el cierre del basurero, con el argumento de que contamina el ambiente y genera conflictos.

Ya no queremos más pleitos. Exigimos que se cierre este tiradero porque ya no aguantamos más la pestilencia y ni la empresa ni el ayuntamiento cumplen sus promesas, expresó Camerino Vargas.