Mundo
Ver día anteriorMiércoles 11 de agosto de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Fue capturado cuando tenía 15 años; le arrancaron la confesión bajo amenaza, asegura

Comparece canadiense en el primer juicio en Guantánamo durante el mandato de Obama
Afp y Dpa
 
Periódico La Jornada
Miércoles 11 de agosto de 2010, p. 26

Guantánamo, 10 de agosto. El canadiense Omar Khadr, capturado a los 15 años de edad por Estados Unidos en Afganistán, compareció hoy ante un tribunal militar en la base de Guantánamo, en Cuba, en la apertura del primer juicio bajo la presidencia de Barack Obama.

El joven canadiense, último occidental detenido en Guantánamo, está acusado de haber arrojado una granada que mató a un soldado estadunidense, en julio de 2002 en Afganistán, entre las tropas de ocupación lideradas por Estados Unidos y Al Qaeda.

También es sospechoso de haber sido entrenado por la red y de unirse a esa organización.

Khadr, que actualmente tiene 23 años, asistió a la primera audiencia, que fue consagrada a la selección de un jurado militar.

Hasta la fecha, Khadr no quiso negociar, al contrario que el sudanés Ibrahim Ahmed Mahmud Qosi, ex guardaespaldas de Bin Laden, quien en julio pasado se declaró culpable de conspirar para dar apoyo material al terrorismo, y ayer compareció ante un tribunal militar en Guantánamo.

Khadr rechazó la oferta de Washington de 30 años de prisión, incluidos 25 en Canadá.

La defensa argumentó que en los interrogatorios el joven fue sometido a maltrato y amenazado para que se declarara culpable.

Se trata del primer proceso de este tipo ante una de las controvertidas comisiones militares durante el mandato de Obama.

El antecesor del presidente Obama, George W. Bush, creó estas comisiones militares expresamente para el enjuiciamiento a sospechosos de terrorismo. Sin embargo, Obama frenó provisionalmente estos procesos.

Khadr enfrenta cinco cargos, incluidos asesinato, espionaje y apoyo material al terrorismo. Se prevé que el juicio dure al menos tres semanas y el acusado podría enfrentar prisión perpetua.