Política
Ver día anteriorMiércoles 11 de agosto de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Cambio en la estrategia de seguridad
Bandas buscan esclavos entre los jóvenes, advierten
Fabiola Martínez y Alma Muñoz
 
Periódico La Jornada
Miércoles 11 de agosto de 2010, p. 3

Los jóvenes son el blanco de las adicciones y mercado de reclutamiento de los sicarios, admitieron ayer dirigentes partidistas y el Presidente de la República.

Advirtieron incluso que hay adolescentes cuya única aspiración, ante la falta de oportunidades, sin un sentido de trascendencia, es sumarse a las filas de la delincuencia, por lo que no basta con desmembrar bandas o encarcelar a capos.

Es decir, acotó el senador Arturo Escobar, del Partido Verde, se requieren políticas públicas que permitan a los jóvenes tener aspiraciones de vida más allá de convertirse en un gatillero. Su aspiración es ser sicario porque está desintegrada su familia, porque no tiene escuela, porque no tiene educación.

Calderón reconoció que “las generaciones ‘ni ni’ (muchachos que ni estudian ni trabajan) son el mercado a esclavizar de los criminales y también mercado de reclutamiento del sicariato.

Durante el Diálogo por la seguridad. Hacia una política de Estado, los líderes partidistas y el jefe del Ejecutivo aceptaron la gravedad de la relación entre falta de oportunidades y el incremento de la violencia. Por ejemplo, en Ciudad Juárez –la urbe más violenta del país– la cobertura universitaria para este sector de la población está cuatro puntos por debajo del promedio nacional.

Calderón manifestó su desacuerdo en la legalización de las drogas porque fortalecería las cadenas de narcotráfico y adicciones y México tendría la pérdida masiva de varias generaciones de jóvenes y adolescentes.

Porque el mismo niño que a los 12 años (está recibiendo droga) afuera de la escuela gratuitamente, es el que a los 13 años ya le están cobrando la droga. Y el joven o el niño empieza a robar el monedero de su mamá y luego a robar los espejos de los coches de los vecinos y, luego, a los 14, 15 años, ya es reclutado por ese mismo sicario para ser su chofer, su guardespaldas, su vendedor de droga, y eso incrementa una cadena, precisamente, de los criminales, dijo.