Política
Ver día anteriorMiércoles 11 de agosto de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Indagatoria y no sanciones en la PF, piden legisladores
Víctor Ballinas
 
Periódico La Jornada
Miércoles 11 de agosto de 2010, p. 7

El coordinador de los senadores del Partido del Trabajo (PT), Ricardo Monreal Ávila, manifestó ayer que como resultado de la reciente denuncia que realizaron policías federales en Ciudad Juárez, Chihuahua, sobre la corrupción imperante entre sus superiores, esta corporación deberá ser ampliamente revisada.

Consideró que la movilización que realizaron los policías en contra de sus mandos nos muestra con claridad cómo la descomposición por la inseguridad ha llegado a todas partes. En lugar de que las autoridades busquen sancionar o procesar a los agentes que participaron en esa movilización, lo que deben hacer es una investigación a fondo.

El legislador zacatecano sostuvo que la complicidad y la connivencia de los mandos ha llegado a un extremo intolerable; por eso el diálogo al que está llamando Felipe Calderón Hinojosa no es sino un ejercicio innecesario e inútil, porque es otra la estrategia que se debe implementar en materia de seguridad pública.

Por su parte, el coordinador de los senadores del Partido Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero, refirió que ya se está en un proceso formal para investigar las acusaciones que se hicieron en contra de los cuatro comandantes de la Policía Federal en Ciudad Juárez; ahora lo que procede es esperar a que se aclare esta situación y, si es que son responsables de alguna conducta ilícita, que se les sancione de acuerdo con la ley.

El senador del partido blanquiazul resaltó que este es uno de los temas que más preocupan a los ciudadanos, pero éste tipo de acusaciones (sobre corrupción) hay que investigarlas siempre a cabalidad para despejar cualquier duda y restablecer la confianza.

Finalmente, David Penchyna, diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), dijo que lo ocurrido en Ciudad Juárez con los policías (federales) es parte del desorden que estamos viviendo, porque no hay un control directo sobre el ejercicio del uso de la fuerza pública.