Cultura
Ver día anteriorSábado 21 de agosto de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Conmemoraciones por el 70 aniversario luctuoso de Trotsky

La democracia no existe sin justicia social: Carlos Payán

El TLC trajo un serio deterioro social, dice Cuauhtémoc Cárdenas

Se necesita en México realizar un congreso constituyente para refundar el Estado, plantea el jurista Farncisco López Bárcenas

Arturo Jiménez
 
Periódico La Jornada
Sábado 21 de agosto de 2010, p. 5

En México no hay aún democracia, pues en los últimos años se han cometido fraudes electorales a los candidatos presidenciales Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, las instituciones no funcionan y no hay justicia social, trabajo, salud ni educación, por lo que tal vez haría falta un congreso constituyente para restructurar el Estado.

Son algunos de los planteamientos del periodista Carlos Payán, director fundador de La Jornada, quien moderó y habló de manera breve durante el coloquio Democracia, socialismo y disidencias, realizado en el Museo Casa León Trotsky, como parte del 70 aniversario luctuoso del revolucionario ruso.

Dedicado, por extensión, de manera póstuma a Carlos Montemayor, Carlos Monsiváis y Javier Wimer, en la última de las tres mesas ayer participaron el ex candidato presidencial, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano; Francisco López Bárcenas, Jesús Ramírez Cuevas y Alberto Aziz.

Escandalosa compra de votos

Payán abundó en entrevista y dijo que hay una reflexión que nos debemos hacer con respecto al uso de la palabra democracia, la búsque-da de democracia o que estamos en la democracia, cuando uno ve que alrededor se violan los votos, que la respuesta de las autoridades que tienen que ver con esto nunca o no siempre es la adecuada.

Criticó la compra de votos y agregó que ya es el colmo, ya no se trata de democracia sino de ver quién tiene más dinero, cualquiera de los partidos, para comprar más votos. Lo de Puebla es escandaloso, hasta 5 mil pesos por votante dieron. ¡De dónde sacaron todo ese dinero! Pero no sólo eso, sino que no hay manera de controlarlo ni ganas parece que tiene la gente de controlarlo.

Además, abundó, no podemos hablar de democracia si antes no hablamos de justicia social. Si la gente, los campesinos, los indígenas no tienen derecho a la educación, la salud, la alimentación y todo, pues estamos fritos. ¿De qué democracia estamos hablando? De unos cuates arriba que, además, no la hacen, y abajo con otros que no tienen nada, que no hablan a veces ni el español.

En coincidencia con el abogado mixteco López Bárcenas y ante la descomposición generalizada del país, Payán señaló que hace falta un congreso constituyente y algo más brutal quizá también.

Dijo que no hay una institución que funcione correctamente y puso de ejemplo al Congreso, que no puede resolver nada fundamental para el país, porque arriba todos los intereses y la corrupción bloquean.

En el auditorio del museo, Cuauhtémoc Cárdenas hizo un recuento de cómo la Corriente Democrática priísta pasó de la disidencia a la oposición al crearse el Frente Democrático Nacional, del que fue candidato presidencial en 1988 y desde el que denunció un fraude electoral orquestado desde el gobierno federal.

Foto
Carlos Payán, director fundador de La Jornada, ayer, en el Museo León TrotskyFoto Roberto García Ortiz

Dijo que antes del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y Canadá el crecimiento económico promedio de México era de 6 por ciento, pero que después cayó a la mitad, además que se generó un serio deterioro social.

Agregó que las políticas neoliberales han tenido un efecto desindustrializador, mayor desempleo y migración. Pero no sólo fue el TLC, aclaró, sino la falta de políticas internas que protegieran y modernizaran las estructuras económicas del país e impulsaran el mercado interno.

Ante una pregunta sobre el Partido de la Revolución Democrática, consideró que ahí no observa disidencias ni discusiones ideológicas, sino confrontaciones.

Se nos cae la casa

López Bárcenas, al hablar sobre temas diversos relacionados con los pueblos indígenas, como la autonomía, comentó que como los ciudadanos no creen en el Estado, crean sus propios espacios de poder, mediante sus usos y costumbres.

Aunque aclaró que esa experiencia no podría ser un modelo generalizado, sino que se trata de acciones necesarias y a contracorriente que, sin embargo, son enseñanzas de los pueblos indígenas al resto del país.

No hay democracia, pero además preguntaría si hay Estado, pues se nos cayó o está cayendo la casa. Por eso, agregó López Bárcenas, se necesita un congreso constituyente para refundar el Estado, pues hay que pluralizar y articular todo.

Jesús Ramírez Cuevas, quien abordó los perfiles de los recientemente fallecidos Carlos Montemayor y Carlos Monsiváis como disidentes fundamentales para México, planteó que el centro de la discusión es la democracia y que el derecho a disentir es la semilla de la misma.

Alberto Aziz consideró que hay dos problemas de la agenda nacional que no se han podido resolver y que están vinculados con decisiones pospuestas en Estados Unidos: la migración y la seguridad, ésta relacionada con problemas como el tráfico de armas.

Puso el ejemplo del Brasil de Lula y dijo que allá se ha demostrado que se pueden aumentar las exportaciones y a la vez consolidar el mercado interno, subir los salarios y controlar la inflación, aumentar la riqueza y al mismo comenzar a repartirla.

Respecto de la izquierda partidaria, Aziz dijo que el proceso que vive ya no es el de la búsqueda de unidad y consensos, sino el de la fragmentación y la pulverización. Está perdiendo influencia de manera catastrófica, dijo.

Añadir un comentario