Política
Ver día anteriorDomingo 22 de agosto de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Trasladan a reos peligrosos ante indicios de agitación en penales

Apuran cambio de las Islas Marías a prisión de máxima seguridad
Gustavo Castillo García
 
Periódico La Jornada
Domingo 22 de agosto de 2010, p. 6

Las Islas Marías comenzaron su transformación de una cárcel de reinserción a una de máxima seguridad. El traslado de reos de penales de Sinaloa, Morelos, Nuevo León y otras entidades fue el principio, ante la decisión del gobierno federal de evitar posibles brotes de violencia en diversas cárceles en los próximos días.

Las instalaciones serán administradas por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal y la custodia de los internos correrá a cargo de agentes federales, soldados y marinos, revelaron funcionarios del gabinete de seguridad nacional.

La transformación de la Isla María Madre en prisión de máxima seguridad fue anunciada por el subsecretario Patricio Patiño Arias, desde noviembre de 2009, durante una conferencia en el Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe).

Poco se había hablado del tema, mientras se están construyendo más de mil 200 espacios para ubicar a los reos de alta peligrosidad o castigados por incurrir en violaciones al reglamento penitenciario. Las obras costarán más de 200 millones de pesos, de acuerdo con funcionarios de la SSP federal.

De Topo Chico a las Marías

Ayer, la SSP federal trasladó a unos 60 reclusos del penal de Topo Chico, en Monterrey, a otro centro carcelario, a petición del gobierno de Nuevo León, según funcionarios de la Policía Federal, por el supuesto de que grupos de reos han tratado de tomar el control de esa prisión.

Hasta el momento la SSP federal no ha confirmado oficialmente el destino de los presos de Topo Chico, aunque fuentes gubernamentales que participan en el gabinete de seguridad nacional informaron que serían llevados a las Islas Marías.

Apenas el pasado 16 de agosto, la SSP federal informó en un comunicado que llevó a cabo el traslado de mil 208 reos del fuero federal al Complejo Penitenciario Islas Marías, mismos que cumplían sus sentencias en los centros penitenciarios estatales de Aguascalientes, Chiapas, Durango, Guanajuato, Jalisco, México, Morelos, Querétaro, San Luis Potosí y Sinaloa, así como en el Centro Federal de Readaptación Social número 5 Oriente, en Villa Aldama, Veracruz.

La dependencia consideró que esa acción constituyó el traslado masivo más grande operado por la SSP, mismo que inició este sábado 14 de agosto y concluyó dos días después, con lo cual el complejo penitenciario alcanzó la cifra de 3 mil 980 sentenciados. La población se cuadruplicó, ya que en diciembre de 2006, en las Islas Marías había una población de 915 internos.

En 2009 se trasladaron 2 mil 695 internos a centros federales, de los cuales mil 69 sentenciados del fuero federal fueron llevados a la isla en noviembre de ese año y en este 2010, a la fecha, se han trasladado 3 mil 337 internos a centros federales.

El 1º de abril de 2010 se publicó la última modificación al estatuto de esta prisión (inaugurada en 1905), y en su artículo primero se menciona que “se destina el archipiélago Islas Marías para el establecimiento de un Complejo Penitenciario como parte del Sistema Penitenciario Federal, a fin de que puedan en él cumplir la pena de prisión los sentenciados federales o del orden común que determine la Secretaría de Seguridad Pública.

“El Complejo Penitenciario tendrá como objeto fortalecer el Sistema Penitenciario Nacional, a través de la redistribución planificada de sentenciados federales o del orden común.

En términos de lo dispuesto en el artículo 18 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el Complejo Penitenciario favorecerá los tratamientos de reinserción social, con base en el trabajo, la capacitación por el mismo, la educación, la salud y el deporte.

Los artículos 3 y 4 del ordenamiento refieren que el desarrollo del Complejo se establecerá con base a las políticas y estrategias que establezca la secretaría [de Seguridad Pública federal] para eficientar el Sistema Penitenciario Nacional, y que la Secretaría determinará los perfiles clínico criminológicos y de personalidad, así como los estudios que deberán aplicarse para determinar la asignación o traslado de un sentenciado al Complejo.

Confrontación entre cárteles

De acuerdo con las fuentes consultadas, tras la federalización del complejo penitenciario en abril de este año, con la emisión de un decreto presidencial, se ha buscado que el aumento de población penitenciaria disminuya la sobrepoblación de reos federales en prisiones estatales.

Según las fuentes consultadas, la agilización de los traslados a las Islas Marías en los últimos días se debe a que el gobierno federal detectó amenazas de estallamiento o revueltas en diversos penales del país, derivado de la confrontación entre cárteles de las drogas.

Con los traslados se ha disminuido la presión a diversas autoridades penitenciarias y se avanzó hacia la conversión del complejo en una prisión de máxima seguridad, en la que la seguridad correrá a cargo de agentes federales, pero también de militares y marinos.

Perfiles criminológicos

Respecto de la conversión del complejo en una prisión de máxima seguridad, Martín Barrón, investigador del Inacipe, señaló que “el modelo de las Islas Marías data de 1890 tomando como ejemplo una prisión inglesa y se crea como complejo penitenciario en 1905, y los primeros en llegar a esa prisión fueron los mineros de Cananea y río Blanco, y para aquella época se convierte en lo que hoy denominamos máxima seguridad, pues quién se iba a fugar de ello.

“Las prisiones de máxima seguridad niegan los principios de readaptación y de reinserción social, ya que los reglamentos establecen que un interno debe permanecer 23 horas en su celda y tener sólo una para caminar en los espacios establecidos para ello.

“Con estos trasladados viene un problema: dónde se colocará a estos delincuentes vinculados con crimen organizado, y lo considero un grave error porque uno de los primeros principios de las islas era que la gente que fuera allá al estar trabajando en las cooperativas y relacionados con su familia, pudiera reinsertarse socialmente.

Pero ahora estamos mandando presos de alta peligrosidad y habría que ve si ya se cambió el reglamento, porque el perfil criminológico de quienes eran enviados allí hace años, era de bajo riesgo, dijo el investigador.

Añadir un comentario