Espectáculos
Ver día anteriorViernes 27 de agosto de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El apoyo al cine nacional debería ser permanente, afirma la productora Mónica Lozano

Garantizan dos semanas en cartelera a películas sobre el bicentenario
Tania Molina Ramírez
 
Periódico La Jornada
Viernes 27 de agosto de 2010, p. 9

Las películas mexicanas suelen durar poco en salas comerciales. Por ello, Cinépolis, uniéndose a la fiebre bicentenaria, anunció que proyectará durante al menos dos semanas películas apoyadas por el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), en el contexto de las conmemoraciones. Entre ellas están El atentado, de Jorge Fons, e Hidalgo, la historia jamás contada, de Antonio Serrano. De estas dos, Cinépolis es, además, inversionista.

Alejandro Ramírez, director general de Cinépolis, una de las tres mayores cadenas de exhibición del país, explicó, a pregunta de La Jornada, en conferencia de prensa, que esto no podría hacerse con todas las cintas nacionales por el número de estrenos. En 2009 hubo 330, o sea, seis a la semana. Si todas quieren permanecer dos, tres semanas, es matemáticamente imposible.

Recordó que desde hace unos años, Cinépolis mantiene al menos dos semanas en cartelera las operas primas y segundas películas mexicanas.

Ramírez aseguró, sobre los filmes nacionales: “Nuestra filosofía es tratar de apoyarlas con la mayor difusión posible. En casos especiales, como las películas del bicentenario u operas primas y segundas, darles un apoyo adicional de permanencia. Pero si lo extiendes a todas, inevitablemente acabas afectando a otras que están en la fila esperando entrar”. Dijo que México es el país con más salas en promedio por complejo, 8.4 (el segundo lugar lo tiene Estados Unidos, con 8.1). Por tanto, siguió, si hay seis estrenos a la semana, sólo dos podrían permanecer una segunda semana.

Si bien hay que apoyar al cine (mexicano) con mayor promoción para que la gente se anime a ver películas (de las cuales quizá) no conozca al director o los actores, explicó Ramírez; no queremos erigirnos en el juez de lo que el público deba ver. Más bien, al final del día, el público es el que decide. Nuestra premisa es permitir que decida si una película dura dos semanas o 12.

Sin embargo, como dijo la productora Mónica Lozano (Amores perros), en ocasiones hay hasta seis pantallas en un complejo de 12, ofreciendo la misma película.

Por otro lado, Gerardo Barrera, productor de Chicogrande, de Felipe Cazals, anunció que fue elegida para inaugurar el festival de San Sebastián, el 17 de septiembre, y que entrará en competencia.

Largometrajes y cortos animados

Ocho cintas fueron apoyadas por Imcine y Conaculta en el contexto de las conmemoraciones, con un total de alrededor de 100 millones de pesos, dijo Cristina Prado, directora de promoción cultural cinematográfica de Imcine. Estas son: Suertes, humores y pequeñas historias de la Independencia (cortos de animación, en cartelera), Chicogrande (en cartelera, 60 copias), El atentado (se estrena el 27 de agosto con 300 copias), Hidalgo (16 de septiembre, 450 copias), Revolución (10 cortos de 10 directores, 5 de noviembre, 64 copias), El baile de San Juan, de Francisco Athié (se estrena en octubre), La cámara de Casasola, de Rodrigo Montes de Oca (estará lista en noviembre), y El infierno, de Luis Estrada (3 de septiembre, 300 copias). Al entrar al sitio de Internet de la cinta sale el emblema México 2010, y, abajo, la leyenda nada que celebrar. Se escucha una ráfaga y el letrero queda balaceado.

Mónica Lozano, productora de dos de las cintas más costosas en la historia del cine mexicano, El atentado y Arráncame la vida, planteó a Alejandro Ramírez, como presidente de la Canacine (Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma), que ojalá, posterior al mes patrio, se organice un foro con la gente de la industria del cine. Hay una cantidad de interrogantes, señaló: si el público mexicano quiere ver cine (mexicano); si éste tiene oportunidad de llegar a exhibirse; si está bien promocionado... Planteó que con un foro de ese tipo quizá se pudiera llegar a acuerdos que permitan tender pasos hacia garantizar el acceso permanente y no esporádico de nuestro cine a las pantallas.

Respecto a la queja de algunos directores mexicanos acerca de que programan sus cintas en plazas de las afueras de la zona metropolitana, Ramírez comentó a La Jornada, luego de la conferencia: Todo depende de dónde viva uno. En la ciudad de México, los complejos de Cinépolis a los que más gente va son Perisur, Universidad, Aragón y Nezahualcóyotl. Puede ser que alguien se queje porque no le quedó cerca de su casa, pero queda cerca de alguien más.

El director general de Cinépolis anunció que por primera vez distribuirán una película, el documental Presunto culpable. Tiene el potencial de cambiar el sistema de justicia en México, aseguró.