Política
Ver día anteriorMiércoles 1º de septiembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Narcoviolencia

Le gusta trabajar solo y tiene inversiones en Colombia, para traficar cocaína, dice

Escondió tres meses a El JJ y lo regañó por dispararle a Cabañas, declara La Barbie
Foto
El bar de la cabaña donde se ocultaba Édgar Valdez Villarreal, La BarbieFoto Agencia MTV
Gustavo Castillo García
 
Periódico La Jornada
Miércoles 1º de septiembre de 2010, p. 5

Juan José Balderas Garza, El JJ, era amigo de Salvador Cabañas, pero la madrugada del 25 de enero de este año el futbolista andaba de malas y discutieron; luego, El JJ le disparó a la cabeza, narró Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, durante un interrogatorio en la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal.

El capo reveló haber protegido durante tres meses al agresor del jugador del equipo de primera división América, ya que lo mantuvo escondido en una casa ubicada en el municipio de Atizapán de Zaragoza, estado de México. Además, dijo que lo regañó por haber atentado contra Cabañas y le pidió que no saliera más a la calle.

De acuerdo con las declaraciones vertidas, El JJ trabajaba para La Barbie en una inversión relacionada con el tráfico de droga desde Colombia.

Valdez Villarreal declaró que tiene 37 años de edad y durante su carrera delictiva conoció a narcotraficantes como Joaquín El Chapo Guzmán Loera, Ismael El Mayo Zambada y Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, actuales líderes del cártel de Sinaloa.

El Barbas era mi amigo”

Manifestó que le gusta trabajar solo, porque es mejor, y así operó el tráfico de cocaína colombiana por la ruta Panamá-México-Estados Unidos. Sostuvo que los recursos que genera la venta de droga en ese país son devueltos a México escondidos en camiones de carga.

Indicó que Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, era su amigo. Sin embargo, la SSP federal difundió que el 15 de diciembre, cuando efectivos de la Marina tenían rodeado a este último y le pidió que enviara un grupo de sicarios a rescatarlo del condominio Altitude en Cuernavaca, Morelos, La Barbie le dijo que se entregara. Beltrán no hizo caso a la recomendación y fue abatido a tiros.

Acerca de Arturo Beltrán, dijo que se lo presentó Jaime Valdez, y una de sus encomiendas fue ir a ver a Osiel (Cárdenas) a Matamoros. Eso fue antes de que lo agarraran.

Asimismo, La Barbie aceptó que también conoció a Héctor Beltrán Leyva, El H, actual jefe del cártel y su enemigo declarado tras la muerte de El Barbas.

Valdez Villarreal también dijo que conoce a Sergio Villarreal Barragán, El Grande, otro de los líderes del grupo de los Beltrán Leyva, y acerca de Gerardo Álvarez, El Indio (narcotraficante detenido en abril de este año en la ciudad de México), dijo que es su compadre.

Luego vinieron las preguntas relacionadas con El JJ y Salvador Cabañas:

–¿Usted conoce a El JJ?

–Sí señor.

–¿Por qué lo conoce? ¿Trabaja para usted?

–No, él trabajaba aparte. Era amigo mío y también lo querían matar. Aquí en México jalaba conmigo, pero después jaló por su lado, y yo lo apoyaba. Si algo se le ofrecía yo le echaba la mano.

–¿Usted se enteró del atentado a Cabañas?

–Sí.

–¿Él habló con usted de ello?

–Sí.

–¿Qué le comentó él en esa ocasión?

–Pues lo que había pasado y le encargué que no anduviera en la calle. Y lo que dijo El Contador (José Francisco Barreto García), así pasó.

–¿Pero que le contó El JJ cuando le habló?

–Yo me di cuenta hasta el otro día, porque fue en la madrugada. Lo regañé y, pues, como ya había hecho las cosas, de lo que había hecho. Eran amigos ellos dos, pero como que ese día Cabañas andaba de malas (…) comenzaron a alegar.

–¿Y usted lo regaña y qué pasa con El JJ, qué hace?

–Pues lo metí en una oficina mía.

–¿En dónde?

–En Atizapán. Ahí estuvo como tres meses, más o menos. Pero en Colombia tiene trabajo.

–¿En Colombia qué tiene?

–Un trabajo.

–¿A qué se refiere con trabajo?

–Pues tengo una inversión ahí, en Colombia.

–¿En qué invierte?

–En el trabajo que trabajo yo.

–¿Es droga?

–Sí.

–¿Era mejor la droga de Colombia?

–Pues toda viene de allá.

Al final del interrogatorio, La Barbie reconoció que financió la filmación de una cinta en la que se narraba su vida; dijo que no la ha visto completa y manifestó que no recuerda quién pagaba a los artistas ni quién fue el director.