Mundo
Ver día anteriorJueves 9 de septiembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Con este comentario, el comandante abre espacio para la aplicación de reformas: experta

El modelo cubano ya no funciona ni para nosotros: Fidel Castro

EU no podrá participar en la apertura de la isla por su política hipócrita del embargo, señala Jeffrey Goldberg, corresponsal de la revista The Atlantic que entrevistó al líder de la revolución

Foto
El ex presidente cubano, Fidel Castro; Adela Dworin, presidenta de la comunidad judía cubana, y Jeffrey Goldberg, de la revista The Atlantic (extremo derecho), captados el pasado 30 de agosto durante una visita al Acuario Nacional, en La HabanaFoto Estudios Revolución/Cubadebate
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 9 de septiembre de 2010, p. 24

Nueva York, 8 de septiembre. Fidel Castro, al responder a la pregunta sobre si aún valía exportar el modelo cubano, afirmó: el modelo cubano ya no funciona ni para nosotros mismos.

En la segunda parte de una entrevista concedida a Jeffrey Goldberg, corresponsal nacional de la revista The Atlantic, Castro sorprende al periodista con esta afirmación, al igual que con una invitación a ver los delfines en el acuario con él, entre otras cosas. Goldberg invitó a una de las más reconocidas especialistas sobre Cuba y América Latina, Julia Sweig, del Consejo de Relaciones Exteriores, para acompañarlo a la entrevista con Castro, y cuenta que le pidió que interpretara esta afirmación.

Sweig consideró que Castro “no estaba rechazando las ideas de la Revolución. Yo lo tomé como un reconocimiento de que bajo el ‘modelo cubano’, el Estado tiene un papel demasiado grande en la vida económica del país”, y también, tal vez, para abrirle espacio a su hermano Raúl para implementar reformas económicas.

Goldberg señala que ahora que Cuba empieza a adoptar algunas de las ideas que Estados Unidos ha demandado durante largo tiempo, o sea, un sector privado más grande, e inversión, la broma es que los estadunidenses no podrían participar en la apertura por la política hipócrita y estúpidamente autoderrotante del embargo.

Goldberg fue invitado a La Habana por Fidel Castro después de publicar un artículo sobre la creciente posibilidad de un conflicto armado entre Israel e Irán. En la primera parte de su reportaje publicado ayer, Castro reitera su preocupación por cómo ese conflicto podría escalar fácilmente en una confrontación nuclear con Estados Unidos. Instó al líder de Irán a reconocer la historia del pueblo judío y evitar el antisemitismo, y advierte a la vez que Israel no podrá obtener su seguridad hasta deshacerse de su arsenal nuclear.

La primera entrega, como esta segunda, se publicaron en el sitio de Internet de la revista The Atlantic, la cual también publicará en su versión impresa una versión de la entrevista.

El resto del reportaje sobre su visita con Fidel en esta segunda entrega está dedicado a describir la sorprendente invitación al acuario, donde hubo otra sorpresa: el encuentro con Celia Guevara, hija del Che.

Goldberg cuenta que Castro los invita a ver el espectáculo de los delfines en el acuario de La Habana, proclamado por el comandante como el mejor del mundo. Goldberg le informa que tenían una cita con Adela Dworin, presidenta de la comunidad judía cubana, y Castro le dice que también la inviten, y van todos (Castro saluda afectuosamente, y de beso, a Dworin, algo que nuevamente sorprende a Goldberg, como sucedió con su denuncia del antisemitismo reportado en la primera parte de la entrevista).

Al llegar a ver el espectáculo en el que tres nadadores realizan acrobacias con los delfines, Castro le presenta a Guillermo García, director del acuario, y le dice a Goldberg que le pregunte por los delfines, y el periodista le responde que qué clase de preguntas puede hacer, a lo que Castro responde: eres periodista, haz buenas preguntas y agrega que García no sabe mucho de delfines de todas maneras ya que es físico nuclear. García lo confirma.

¿Por qué dirige usted el acuario?, pregunta Goldberg, pero es Castro quien contesta: Lo pusimos aquí para evitar que construya bombas nucleares, y suelta a reír.

Al continuar con la entrevista supervisada por Castro, García llama a la veterinaria del acuario para responder a una pregunta. Es Celia Guevara. Antonio Castro, hijo de Fidel, quien está en toda esta aventura, explica que al Che le gustaban mucho los animales.

Después del espectáculo, que Castro disfrutó intensamente, Goldberg confiesa que Fidel tenía razón: es el mejor espectáculo de delfines que el reportero jamás ha visto (y explica que, como padre de tres hijos, ha visto muchos).

Goldberg informa que habrá otra entrega en los próximos días en la que abordará temas como el bloqueo, la religión en Cuba, los disidentes políticos y la reforma económica.

Para ver la versión completa de la segunda parte: www.theatlantic.com/international/archive/2010/09/fidel-cuban-model-doesnt-even-work-for-us-anymore/62602/