Política
Ver día anteriorMartes 21 de septiembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La noche del 15 costó 667 millones de pesos, ya con IVA

Justifica Lujambio gastos de la fiesta del bicentenario

Quedaron excluidas de las escuelas 91% de las frituras, asegura

Foto
El secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, compareció ante comisiones de la Cámara de Senadores; lo acompañan en la mesa María Rojo y María Teresa Ortuño GurzaFoto Jesús Villaseca
Víctor Ballinas
 
Periódico La Jornada
Martes 21 de septiembre de 2010, p. 19

Al comparecer ayer ante el Senado, el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Alonso Lujambio, fue cuestionado sobre el gasto que se hizo para la ceremonia del bicentenario del inicio de la lucha de Independencia. ¿Cuánto se erogó en esas fiesta? ¿Era necesario gastar esa cantidad en una horas en un país con tantas necesidades? ¿Cuántas casas se pudo haber construido, cuántas escuelas?, inquirió el senador Ricardo Monreal.

El funcionario defendió lo gastado en la fiesta. Se ha dicho que gastamos en dos días 2 mil 800 millones de pesos; sería absurdo pensar en eso. En las fiestas del 15 de septiembre y la madrugada del 16 fueron 667 millones de pesos, ya con IVA. En algo que vieron millones de mexicanos y que emocionó a muchas expresiones de nuestra cultura.

Y sobre las acusaciones de la cúpula oficial magisterial de que su verdadera prioridad es la sucesión presidencial, no la educación, que retomó Monreal, el funcionario aseveró: me halaga muchísimo que miembros de mi partido piensen en mí para efectos de una candidatura presidencial, pero no es eso en lo que estoy pensando; tengo muchísimas responsabilidades que enfrentar.

El senador por Nueva Alianza, Rafael Ochoa Guzmán, inquirió a Lujambio, durante la glosa del cuarto Informe de gobierno del presidente Felipe Calderón: ¿Por qué, señor secretario, la SEP cedió ante las presiones de las empresas que producen comida chatarra, si se iba a combatir la obesidad infantil?

El secretario explicó: “aceptamos modificar algunas condiciones de gradualidad porque estamos ante una norma que no se puede aplicar de golpe de un día para otro; estamos considerando la importancia extraordinaria que tiene la industria para que pueda ir ajustándose en su proceso productivo.

Debo decirle que 91 por ciento de las frituras que están en el mercado quedan excluidas definitivamente de las escuelas. Las que entran son precisamente las que tienen los niveles de calorías y de grasa más bajos, que pueden ser parte, a nuestro juicio, del refrigerio que pueden comer los niños en las escuelas.

También se le inquirió sobre el número de maestros que están comisionados en tareas políticas y sindicales en el país. ¿Cuántos son diputados locales, federales, senadores, regidores, presidentes municipales?

El titular de la SEP respondió: “son 10 mil 278 los comisionados en total; de ellos 18.6 por ciento realizan funciones docentes o directivas. El 16.6 por ciento es personal que sigue laborando dentro de su mismo centro escolar. Hay 23 mil directores que tienen plaza de maestro, siguen cobrando sólo como maestros.

El 27.8 por ciento de este personal se encuentra comisionado en funciones administrativas, dentro de las instancias educativas en los estados.

Lujambio señaló que 50 por ciento de los comisionados, realizan funciones sindicales.

Al retomar el tema de los gastos del bicentenario Lujambio detalló: “168 millones de pesos se gastaron en la galería nacional que está en Palacio Nacional. Ésa es una construcción que perdurará. Otros 142 millones de pesos fueron para el espectáculo de luces y sonidos en el Zócalo.

Sería absurdo pensar, insisto, que los 2 mil 838 millones de pesos se gastaron en un solo día. Dijo que fueron espectáculos que emocionaron a muchas personas. De la colección Windsor se adquirieron 50 piezas de la historia de México por un total de 142 millones.

Por lo que toca a la Estela de Luz, reveló que hasta el momento el gasto asciende a 690 millones de pesos. Es bellísima, de enorme complejidad, pensada en que no dure 20 o 30 años, sino por cien o 200 años, bajo escenarios muy diversos de velocidad de viento, e incluso situaciones sísmicas.