Economía
Ver día anteriorMiércoles 29 de septiembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Los precios podrían ser hasta 100% más caros en 2020, alertan

Hay signos de una crisis alimentaria que conmoverá al mundo: expertos
Foto
Jóvenes cargan costales de arroz en ManilaFoto Reuters
Roberto González Amador
 
Periódico La Jornada
Miércoles 29 de septiembre de 2010, p. 26

Un centro académico que reúne a expertos y trasnacionales de la alimentación advirtió este martes que el reciente incremento en el precio de cereales como trigo, maíz y arroz es el primer signo de una crisis alimentaria latente que conmoverá al mundo en los siguientes diez años.

El Foro Humboldt para la Alimentación y la Agricultura, con sede en Berlín, Alemania, aseguró que si no se adoptan medidas decisivas es probable que los precios de las principales materias primas alimentarias sean entre 50 y 100 por ciento más altos en 2020 de lo que fueron cuando comenzó el milenio.

Incluso un aumento moderado en el precio de los alimentos empeora de manera significativa el estado nutricional de los habitantes más pobres del mundo, que utilizan 75 por ciento de su escaso ingreso para comprar comida, añadió el organismo, que cuenta entre sus integrantes a la Universidad Humboldt, de Berlín; Nestlé, Shell, BASF y otros.

Los comentarios de esta entidad, en la que están representadas empresas corporativas del sector alimenticio y químico se suman a expresiones de preocupación de instituciones internacionales por el alza en el precio de los cereales, que constituyen la base de la alimentación humana.

El Foro Humboldt para la Alimentación aseguró que existen mil millones de seres humanos con malnutrición. Cada día, apuntó, 16 mil niños mueren a consecuencia de la desnutrición.

Incluso un aumento moderado del precio de los alimentos empeoraría de manera significativa el estado nutricional de los pobres, que suelen tener un poder de compra de apenas 1.25 dólares por día. Esta grave situación empeorará drásticamente en la medida en que las necesidades alimentarias de la población del planeta se dupliquen en la primera mitad del siglo XXI, añadió el grupo alemán.

Los altos precios de los alimentos por largo tiempo no sólo ocasionarían disturbios, como ya sucedió en 2007 y 2008 en varios países, sino que además pueden incrementar significativamente la emigración desde países con inseguridad alimentaria.

El mundo se está quedando sin tiempo. Tanto los países pobres como la ayuda internacional deben tomar medidas rápidas y decididas. El descuido de la agricultura debe terminar, señaló.