Cultura
Ver día anteriorSábado 9 de octubre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El comunicador recibe dos premios otorgados aquí a la Radio Nacional de Argentina

Leandro La Camera llama a reivindicar la radio pública mediante la pluralidad

El neoliberalismo con Menem la vació de contenidos y la mayoría de medios fueron privatizados

Somos críticos del poder de las grandes corporaciones mediáticas y las trasnacionales, asevera

Foto
Argentina posee una arraigada cultura radiofónica equiparable en América Latina sólo con México, manifiesta Leandro La Camera a La Jornada Foto Roberto García Ortiz
Ángel Vargas
 
Periódico La Jornada
Sábado 9 de octubre de 2010, p. 5

El destino del Estado nacional es el de la radio pública. Por lo menos así ha ocurrido en años recientes en Argentina, sostiene Leandro La Camera, subgerente artístico de Radio Nacional, la única emisora de carácter público que existe hoy en ese país, quien viajó a México para recibir ayer dos premios otorgados por la octava Bienal Internacional de Radio a sendos programas producidos por esa cadena.

Para ejemplificar cómo la radio pública ha sido reflejo fiel del acontecer político en esa nación sudamericana, el comunicador hace un recuento histórico que comienza en la dictadura de los años 70 del siglo pasado, en la que, asevera, fueron pocas las voces que se alzaron contra el régimen en los medios de comunicación.

Radio Nacional era una de las radios estatales y no jugó un papel de resistencia. Luego vinieron los gobiernos democráticos; con el de Raúl Alfonsín, al igual que ocurría en los niveles políticos, la radio abrió su espacio a la pluralidad de voces, explica en entrevista.

“Después vino el neoliberalismo encabezado por Carlos Menem y fue entonces cuando la radio argentina se vacío de contenidos y la mayoría de medios fue privatizada; Radio Nacional fue la única emisora que quedó como entidad pública a escala nacional, pero fue coptada por las corporaciones.

A partir de 2003 (con la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia del país), creemos que estamos haciendo una radio cuya tendencia es que puedan escucharse más voces y que éstas sean plurales, que estén representados los pueblos originarios, que prevalezca lo público sobre lo privado y que lo público no esté silenciado, porque muchas veces la presidenta de la nación habla y lo dicho no aparece en ningún medio o aparece fuera de contexto, sesgado.

Punta de lanza

Al lado de la prohibición de los monopolios en los medios de comunicación, terminar con esa tónica en el ámbito de la radio pública argentina es uno de los principales puntos que se buscan cambiar con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, aprobada recientemente por el Congreso de aquel país, destaca Leandro La Camera.

Resalta que Argentina posee una arraigada cultura radiofónica, equiparable en América Latina sólo con la de México.

El comunicador sostiene que Radio Nacional, en el transcurso de los siete años recientes, se ha convertido en punta de lanza de una nueva forma de hacer radio.

Ello, precisa, porque su señal cubre todo el país, aspecto que no ocurre con las emisoras privadas, además de que no está determinada por una lógica comercial.

“Hubo un cambio de paradigma con nuestra radio, en el que incluso trabajadores del ámbito privado quieren venir a la radio pública. No estamos atentos ni pendientes por el rating, aunque cada vez tenemos más audiencia, según esas mediciones. La nuestra es una lógica distinta a la de la radio comercial”, agrega.

Somos una radio crítica con el poder de las grandes corporaciones, no sólo las mediáticas, sino también las trasnacionales, las cuales tienen voceros en todos los medios y obviamente defienden sus intereses.

María Seoane, en el timón

Con una plantilla aproximada de mil 100 trabajadores en todas las áreas y dirigida por la periodista María Seoane, Radio Nacional está integrada por 40 estaciones a lo largo del territorio argentino, ninguna de ellas es repetidora, lo cual permite que cada una mantenga su autonomía para determinar y producir su programación.

Su contenido incluye programas de corte musical, deportivos, culturales, de problemas de género, históricos, de minorías sexuales, sobre los pueblos originarios y periodísticos.

Fue precisamente en ese último rubro en el que esta emisora obtuvo dos premios en la octava Bienal Internacional de Radio, organizado por el gobierno mexicano por conducto de la Secretaría de Educación Pública.

Secretos argentinos: caso Demonty, Morir en el riachuelo obtuvo el premio en la categoría Radiodrama.

Se trata de una emisión en el que hechos periodísticos son dramatizados dentro de la tradición del radioteatro.

En tanto, el programa el poder de la trata fue galardonado en la categoría de Reportaje radiofónico. Se trata del primer documental sonoro producido por el equipo de investigación de Radio Nacional.

En él se aborda la problemática de la trata de blancas en aquella nación. Esta es una propuesta con la que se busca poner en la agenda temas de interés público mediante la investigación periodística llevada a un formato radiofónico artístico.