Espectáculos
Ver día anteriorSábado 9 de octubre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La española presentará Mujer SuperHada en Casa del Lago

Ajo,fan de la brevedad”, cierra hoy el Festival Poesía en Voz Alta

Llama micropoesía a su obra para que los notarios del género no se metan conmigo, dice en entrevista

Actuará en El Vicio y en el CCE

Tania Molina Ramírez
 
Periódico La Jornada
Sábado 9 de octubre de 2010, p. 9

Me gustan las pompas de jabón que no pesan; los vestidos de seda, las plumas, las nubes, las mariposas, dice la micropoeta española Ajo, al describir por qué le gusta que todo lo que usa en el escenario quepa en una bolsa y pese menos de dos kilos. “De verdad, soy fan de la brevedad. Todo lo que sea parafernalia me saca de onda... Soy aire, en el horóscopo, y se tiene que notar en la maleta.”

Y, por supuesto, ésto se refleja en su obra. Sus micropoemas son eso, breves. Aunque también los nombra así para curarse en salud: Para que me dejen en paz y no se metan conmigo los notarios de lo que es poesía. En otro momento dice: La micropoesía, si algo no tiene, es corset.

Ajo, abreviatura de su nombre María José, claro, comenzó su juego con palabras, cuando componía las letras de las canciones de su grupo de rock, Mil Dolores Pequeños. Luego, le siguieron pidiendo sus pequeños poemas, para radio, para presentaciones, hasta que se volvió su oficio. Contemplo el ritmo, pero es casi intuitivo; busco la poesía desde las vísceras, no desde la cabeza.

Reconocerse en lo escrito

Sigue, en entrevista: “Sale de lo que siento. Escribo para saber un poco lo que siento y pienso. Hasta que no lo veo escrito no lo agarro. Es todo un intento de entenderme, aceptarme, quererme, de saber quién soy. Es un juego conmigo misma que después tiene una trascendencia pública, pero en realidad todo nace de una experiencia personal y no hay diferencia entre la que está encima del escenario y la que está debajo.

En el fondo, todos somos sorprendentemente idénticos, en lo que a las emociones se refiere. A todos, básicamente, nos producen tristeza y repugnancia las mismas cosas, ira. Entonces, si apelas a lo que de común tienes con todos, al final, hablando de ti, hablas un poco de todo el mundo.

Ajo dice que intenta buscar en sí misma lo que de común tengo con los demás, porque eso me permite paliar un poco la infelicidad que nos persigue en la mayoría de las ocasiones. Todo es un intento por..., aunque en el fondo lo que importa es el trayecto, ¡y en el trayecto la paso francamente bien!

Gracias a lo ganado con unos micropoemas que le pidieron para un canal de televisión pudo asociarse para abrir La Realidad, un bar en Madrid. Saca a colación La Realidad, en territorio zapatista: Ha sido una coincidencia muy afortunada. ¡Nos vamos a hermanar con La Realidad, Chiapas!... Hemos tenido que inventarnos nuestra propia realidad, porque si no... En realidad, el nombre viene de un micropoema suyo: Esto supera la ficción, debe ser la realidad.

Foto
Ajo busca en sí misma lo que de común tengo con los demás, porque eso me permite paliar un poco la infelicidad que nos persigueFoto Eduardo Loza (Casa del Lago)

El bar se ha vuelto también una inspiración para Ajo. Me gusta mucho la gente. Soy gran admiradora del paisaje humano. Añade más adelante: En el bar se junta una cantidad de gente de lo más variopinta, lo peor de cada casa con lo mejor de cada casa. Es un escaparate cojonudo.

Lleva dos libros de micropoesía editados. Del primero hicieron una primera edición de 100 ejemplares. Para su sorpresa (y la de su microeditor), en un mes ya se habían vendido. Ahora acaban de sacar la séptima edición; van 6 mil copias vendidas.

Hoy se presentará por primera vez en México y será la encargada de clausurar el Festival Poesía en Voz Alta, en un acto que incluye piano y percusiones.

Ajo muchas veces trabaja con músicos, entre ellos Javier Corcobado, y sobre todo con Nacho Mastretta. Se ha presentado en todo tipo de lugares: “una asociación de amas de casa, un rave con mogollón de pastilleros, un chiringuito de punkis, un museo, una iglesia, la plaza de un pueblo, una cárcel”.

Ajo también es directora del festival de poesía Yuxtaposiciones, en el centro La Casa Encendida, en Madrid, y fue creadora y codirectora del festival de música Experimenta Club. Este año, como parte de Yuxtaposiciones, harán un festival de micropoesía para telefonillos (interfons): irán a las casas y dirán micropoemas a través del interfón.

Al abordar el tema de México (me resulta familiar y a la vez completamente marciano), habla sobre el lenguaje, sus concepciones, los mercados, la comida y el tequila: “Me encanta, en mis microshows siempre llevo una petaquita para reparar el ánimo, (ante) un micropoema que me araña todavía”.

Finalmente, define la micropoesía: Si la poesía es un arma cargada de futuro, la micropoesía es un arma cargada de pasado imperfecto.

–Como nosotros.

–Afortunadamente, porque si no, ¡qué coñazos seríamos! Está sobrevalorada la perfección... ¿Ahora las fotos? ¿Dónde? ¿Me meto en la fuente?

Ajo presenta hoy su espectáculo Mujer SuperHada en la clausura del Festival de Poesía en Voz Alta, en Casa del Lago. También habrá un performance de Rojo Córdova. Entrada libre.

El día 13 estará en el teatro Bar El Vicio. El día 14, a las 19 horas, abrirá el slam de poesía sobre migración en el Centro Cultural de España (CCE).