Mundo
Ver día anteriorSábado 9 de octubre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Unas 40 mil hectáreas, inhabilitadas para la agricultura: Greenpeace

Comienza a disolverse el lodo rojo en el Danubio, asegura Hungría
Foto
Trabajadores húngaros limpian restos del lodo rojo en KolontarFoto Ap
Dpa y Afp
 
Periódico La Jornada
Sábado 9 de octubre de 2010, p. 22

Budapest, 8 de octubre. El lodo rojo –con residuos tóxicos– de una fábrica de aluminio de Hungría que cayó el lunes en el sistema fluvial de este país comenzó a disolverse hoy en las aguas del ancho río Danubio, por lo que según el gobierno húngaro no hay riesgo de contaminación en este cauce de unos 2 mil 800 kilómetros, que atraviesa 10 países de Europa.

La versión gubernamental fue puesta en duda por la organización Greenpeace, que mediante su especialista en química, Herwig Schuster, advirtió que persiste el riesgo de que la contaminación afecte duraderamente el medio ambiente y la cadena alimentaria.

Schuster informó que la agrupación hizo sus propias evaluaciones en el terreno y halló que el agua en Kolontar tiene cantidades de arsénico 25 veces por arriba de lo permitido en el agua potable y que en el lodo rojo hay mercurio.

Según manifestó el experto, pasarán varios años hasta que las 40 mil hectáreas afectadas en Hungría puedan ser utilizadas para la agricultura.

Las muestras de ph tomadas este viernes en la desembocadura del río Raba al Danubio, a la altura de la localidad de Gonyu, eran de entre 8.4 y 8.3, informó el Ministerio de Medio Ambiente.

El nivel de ph en el agua es una escala de acidez o alcalinidad que va de 0 a 14 y mide una u otra propiedad. El valor 7 supone la neutralidad, mientras que más allá de 8.5 la calidad del agua es mortal.

El lodo rojo estaba en un depósito que se reventó el lunes. Al derramarse inundó el pueblo de Kolontar y otras cinco localidades del oeste de Hungría. El barro se escurrió hasta las aguas del río Marcal el lunes y por ese cauce fluyó al río Raba y luego al Danubio. El recuento oficial de muertos es de siete personas.