Espectáculos
Ver día anteriorLunes 18 de octubre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Estrenarán en noviembre cinta que reúne 10 visiones de ese proceso

A 100 años de la revolución es hora de darle una reinterpretación
Foto
Carlos Reygadas, Mariana Chenillo, Patricia Riggen, Gerardo Naranjo, Fernando Eimbcke, Amat Escalante, Pablo Cruz y Diego Luna, cineastas participantes en Revolución, que se presentó ayer en el festival de cine de MoreliaFoto Ap
Tania Molina Ramírez
 
Periódico La Jornada
Lunes 18 de octubre de 2010, p. a11

Diez directores mexicanos, reconocidos internacionalmente, que buscan contar historias que reflejen nuestro país hoy, se reunieron a invitación de la productora Canana para realizar cada uno un cortometraje que contara su visión personal de la Revolución mexicana hoy, y luego juntarlos en una sola obra de 100 minutos. La cinta Revolución, con trabajo de 10 cineastas –Gael García Bernal, Diego Luna, Gerardo Naranjo, Carlos Reygadas, Amat Escalante, Fernando Eimbcke, Rodrigo García, Rodrigo Plá, Patricia Riggen y Mariana Chenillo– se presentó en el Festival Internacional de Cine de Morelia y se estrenará en salas comerciales el 5 de noviembre.

A 100 años de la revolución, es hora de darle una interpretación personal porque por mucho tiempo nos ha sido impuesta esa doctrina de qué fue la revolución, y pocas veces se nos da espacio para una expresión personal, opinó el actor y director Gael García Bernal, realizador del corto Lucio.

Si bien cada cineasta tiene una postura distinta respecto del proceso revolucionario y eso es justo lo que buscaban, que no hubiera línea, durante una entrevista telefónica con cinco medios nacionales, realizada en los días en que presentaban la cinta en la Berlinale, coincidieron en que el centenario es época para reflexionar y debatir acerca de dónde estamos, quienes somos, qué queremos ser y adónde vamos.

Opinaron que no intentan dar conclusiones, sino aportar a un diálogo que debería darse.

También partieron de que la situación en el país es terrible –económica, política y socialmente– y que hace falta un cambio. Pero dominó la idea de que éste va más bien por el rumbo de una revolución interna, como la llamaron Naranjo (Voy a explotar), realizador del corto R-100, y Reygadas (Luz silenciosa), del corto Éste es mi reino.

García Bernal dijo: La palabra revolución me suena a algo completamente anacrónico en mi vida. Las palabras resistencia y revolución... más bien me gustaría evolucionar, y no resistir, sino crear.

Destaca papel de la educación

Diego Luna, director de Pacífico, enfatizó el papel de la educación: Hace falta que se vuelva una prioridad. Ésa es la gran enfermedad que le pega a nuestro país: el bajo nivel de educación que hay en todos los sentidos y por ende la terrible desigualdad.

Antes de filmar, los cineastas no pensaron en cuál sería la visión colectiva del filme, coproducción con el Instituto Mexicano de Cinematografía. Ésa es su virtud: no es una mirada de grupo, sino que crea un sentimiento global, más que la suma de las partes, opinó Reygadas. Hay mucha diversidad en estilos, contenidos y soportes (color, blanco y negro, video y cine).

Varios mencionaron la necesidad de desmitificar lo que ocurrió hace 100 años. El corto 30/30, de Rodrigo Plá (Desierto adentro) habla del exceso de festejos que sirven para marcar un gran vacío. Añadió: Muchas de las cosas que se habían logrado se están yendo hacia atrás y seguimos padeciendo los mismos problemas. Es una revolución que no se concretó.

Reygadas propuso “que en lugar de celebrar una vez más iconos y estampitas y aventuras, deberíamos primero velar por los muertos –que se olvidan siempre–, de los bandos que fueran. Después pensar en qué fue lo que pasó, cómo se manipuló a la gente, cómo es que las buenas intenciones se convirtieron en tanto desastre, cómo es que después se instauró un partido que no respetaba la democracia; por qué el campo, a pesar de que se creó el ejido, se convirtió en otro desastre”. En pocas palabras, reflexionar a fondo en lugar de seguir celebrando la mitología que nos impuso el PRI.

Naranjo opinó que en el futbol, en la política, en cualquier área, la idea de la unión mexicana me parece la única solución, que no estemos poniéndonos el pie unos a otros.

Plá reviró que el tema es complicado porque parte del discurso oficial habla de unirnos justo para no ver los grandes problemas que existen en el país.

Añadir un comentario