Capital
Ver día anteriorJueves 21 de octubre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Sólo se analizaron algunas pruebas, como ordenó el amparo, advierte Mancera

A punto de concluir, revisión del caso Digna Ochoa
Alejandro Cruz
 
Periódico La Jornada
Jueves 21 de octubre de 2010, p. 38

A más tardar en 15 días, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) concluirá la revisión del expediente sobre la muerte de la defensora de los derechos humanos Digna Ochoa y Plácido, para determinar si se trató de un suicidio o un homicidio, señaló el titular de la dependencia, Miguel Ángel Mancera Espinosa.

Entrevistado luego de participar en la entrega de la Medalla Omecihuatl del Instituto de Mujeres del DF, el funcionario dijo que hasta el momento se tiene un avance de 80 por ciento en el estudio de las actuaciones ministeriales, como ordenó un juez federal que otorgó un amparo a los familiares de la activista, quienes se inconformaron por la decisión de la PGJDF de determinar el no ejercicio de la acción al concluir que Ochoa y Plácido se quitó la vida.

La autoridad judicial federal ordenó que se reabriera la investigación, pues no se aceptaron las pruebas periciales en materia de medicina y química forense y criminalística, así como la exhumación del cuerpo para determinar las causas de la muerte de la abogada.

Al cumplirse nueve años de la muerte de Digna Ochoa, Mancera Espinosa aclaró que en la revisión del expediente no se citó a declarar a familiares o personas cercanas a ella, pues dichas diligencias no están contempladas en el amparo, el cual establece solamente que se volvieran a analizar algunas de las pruebas.

El funcionario destacó que una vez concluida la revisión se emitirá un dictamen, tal como lo ordenó la autoridad federal.

El 19 de octubre de 2001, Digna Ochoa fue hallada muerta en su oficina, ubicada en la colonia Roma. Casi dos años después la PGJDF concluyó que se trató de un suicidio, pese a que familiares de la abogada y representantes de diversas organizaciones sociales manifestaron que había evidencias que presumían un homicidio.