Sociedad y Justicia
Ver día anteriorLunes 25 de octubre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Destacan especialistas la importancia de la capacitación en la atención prehospitalaria

Trauma por golpes o accidentes, principal causa de muerte en niños de uno a 4 años

México, Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay reportan el mayor número de decesos

César Arellano
 
Periódico La Jornada
Lunes 25 de octubre de 2010, p. 47

El trauma por golpes deliberados o accidentales es una de las principales causas de muerte entre niños de uno a cuatro años de edad. De hecho, México, junto con cuatro países latinoamericanos, reportan el mayor número de decesos por esta causa en la región, lo que representa un serio problema de salud pública que debe ser atendido con mayor énfasis por las autoridades sanitarias, aseguraron especialistas de universidades y hospitales.

Accidentes automovilísticos, caídas, quemaduras, mordeduras caninas e ingestión de sustancias tóxicas son riesgos a los que están expuestos los infantes frecuentemente, y que podrían disminuir mediante programas de prevención en el hogar, la guardería, el automóvil, así como con mejor capacitación del personal encargado del manejo prehospitalario del niño traumatizado, señalaron.

Al participar en el 16 congreso internacional Manejo del Trauma en Pediatría, que organizaron el Departamento de Atención a la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), la Academia Mexicana de Cirugía y el Hospital Pediátrico Moctezuma del Distrito Federal, Elena Contreras Garfias, jefa de Atención a la Salud, de la UAM-Xochimilco, precisó que en los hospitales de la Secretaría de Salud capitalinos se atienden cada mes entre 3 mil 300 y 4 mil 500 casos de menores.

Advirtió que los traumatismos craneoencefálicos y las lesiones por maltrato infantil ocupan la primera y segunda causas de muerte, respectivamente, en la edad pediátrica. Además, las heridas por arma de fuego se están incrementando, por lo que es prioritario identificar los factores que precipitan una creciente presencia de accidentes y traumatismos graves en pediatría.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2008 se registraron 539 mil 530 defunciones, 7.8 por ciento correspondientes a menores de 15 años; siete de cada 10 fueron menores de un año de edad.

De cada 100 niñas fallecidas en 2008, 129.1 tenían menos de un año de edad; 120.5, de uno a cuatro años; 136, de cinco a nueve, y 141.6, de 10 a 14 años. Las entidades con el índice más alto de mortalidad infantil son Guerrero, Chiapas y Oaxaca; en contraste, Nuevo León, el Distrito Federal y Baja California presentan los más bajos.

La principal causa de muerte de menores de un año de edad fueron los trastornos respiratorios y cardiovasculares; de uno a cuatro años, las defunciones las ocasionaron traumatismos accidentales (15.5 por ciento). Entre menores de cinco a 14 años de edad, los tumores malignos son la primera causa de muerte, seguida de accidentes viales.

Al respecto, Carlos Baeza Herrera, jefe del Servicio de Cirugía Pediátrica del Hospital Moctezuma, expuso que en México desde hace más de 20 años se sabe que los accidentes son un problema de salud pública, pues en un año se llegaron a reportar poco más de 30 mil decesos de individuos de entre uno y 18 años de edad, todos a consecuencia de accidentes y lesiones traumáticas.

En México, Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay –abundó–, el trauma pediátrico ocupa el primer lugar como causa de muerte en niños de entre uno y cuatro años; es causante principal de incapacidad y su proporción supera todas las enfermedades pediátricas juntas.

Es causante de 11.8 decesos por cada 100 mil habitantes, siendo el trauma cráneo-cerebral el que interviene en 75 por ciento de las defunciones. De la mortalidad total, 78 por ciento sucede en el sitio del percance; de ahí la importancia de mejorar la capacitación del personal que se encarga de la atención prehospitalaria, indicó.

El trauma es motivo de 25 por ciento de las consultas en urgencias, 10 por ciento de las hospitalizaciones, 15 por ciento de los ingresos a una unidad de terapia intensiva en pediatría y 50 por ciento de los traslados en ambulancia.

Añadir un comentario