Política
Ver día anteriorLunes 29 de noviembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Contra el Establishment
Nuevos retos para los medios tradicionales
David Brooks, corresponsal
 
Periódico La Jornada
Lunes 29 de noviembre de 2010, p. 5

Nueva York, 28 de noviembre. La labor de Wikileaks y el uso de las nuevas herramientas cibernéticas no sólo provocan temblores entre los militares y diplomáticos, sino también implican un enorme cambio para los medios de comunicación tradicionales. Al ofrecer acceso universal a documentos privados o clasificados, de repente los medios pierden su monopolio de ser los únicos árbitros sobre cómo manejar información oficial. En esta ocasión, cinco medios seleccionados por Wikileaks recibieron parte del paquete de decenas de miles de documentos oficiales clasificados, pero con el entendimiento de que todos los documentos se harían disponibles a toda persona con acceso a Internet en el mundo.

Para los medios, esto provocó un debate sobre el manejo del material, sobre todo la tensión entre la responsabilidad de informar al público y la presión gubernamental sobre las posibles consecuencias severas de divulgar la información. Algunos medios explicaron a sus lectores que habían decidido tachar algunos nombres y segmentos para evitar identificar individuos y organizaciones que podrían sufrir consecuencias al ser revelados.

The New York Times informó que intentó excluir información que podría poner en riesgo a informantes confidenciales del gobierno estadunidense o afectar la seguridad nacional. Incluso, indicó que después de editar los documentos envió los que pensaba publicar al gobierno de Barack Obama para que cuestionara información que podría dañar el interés nacional, y el periódico aceptó algunas sugerencias de omitir algunas partes, pero no todas.

Otros de los cinco medios también informaron que habían tachado algunos nombres. Pero ahora, con Wikileaks y otros sitios, ellos ya no controlan qué debe ver el público, y eso cambia la relación de los medios tanto con los gobiernos como con su público.