Política
Ver día anteriorViernes 3 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Contra el establishment

La declaración a Wikileaks debe investigarse: PRI

La queja de Calderón, parte de la guerra sucia panista, revira el PRD
Alma E. Muñoz, Enrique Méndez y Roberto Garduño
 
Periódico La Jornada
Viernes 3 de diciembre de 2010, p. 7

Jesús Ortega Martínez, presidente del PRD, desmintió que su partido haya recibido financiamiento del gobierno de Hugo Chávez para la campaña presidencial de 2006, como se señala en uno de los cables difundidos por Wikileaks.

En entrevista, recordó que esa acusación fue parte de la guerra sucia emprendida por el PAN contra la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador.

Según los documentos filtrados por Wikileaks, en octubre de 2009 Felipe Calderón expresó a Dennis Blair, director de Inteligencia de Estados Unidos, su preocupación por la intromisión del presidente de Venezuela, tanto en México como en Latinoamérica, y no descartó que Chávez hubiera financiado la campaña presidencial del PRD.

Ortega Martínez, quien entonces formaba parte del equipo de López Obrador, sostuvo al respecto: “Puedo decir con absoluta certidumbre que esa acusación es vulgar, torpe y una recurrencia a un argumento que en su momento se utilizó como parte de una estrategia electoral de guerra sucia.

Lo desmentimos en varias ocasiones, a pesar de que fuentes del gobierno mexicano (encabezado entonces de Vicente Fox) insistían en esa hipótesis.

Al término de su participación en la undécima reunión de la Comisión Parmanentaria Mixta Méico-Unión Europea, dijo que si hubo un análisis serio de la campaña en 2006, los diplomáticos de Estados Unidos debieron darse cuenta de que esa acusación era una falsedad, de lo contrario recogieron opiniones que, sin tener el cuidado de verificar, transmitieron al Departamento de Estado sin ningún cuidado.

Por otra parte, el presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, el priísta Jorge Carlos Ramírez Marín, consideró delicado que Calderón asegurara a Dennis Blair que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, habría financiado la campaña presidencial del PRD en 2006.

Este tipo de valoraciones sobre las fuerzas políticas del país debían hacerse sólo entre mexicanos, dijo.

En tanto, el coordinador de la bancada del PRI, Francisco Rojas Gutiérrez, sostuvo que la única sorpresa de los documentos divulgados por Wikileaks es la declaración de Calderón a Blair, que habría que investigar.

Ramírez Marín calificó de grosera la petición de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, sobre la personalidad de Calderón. No obstante, consideró que los reportes estadunidenses se refieren a temas que los mexicanos saben por mera intuición de lo que ocurre en el país y de la forma en que el PAN ejerce el gobierno.

“Se trata de lo que siempre hemos sospechado y ahora lo confirman desde Washington. No dudo que formará parte del anecdotario nacional, y que los mexicanos le encontrarán al vocablo Wikileak alguna utilidad. Es decir, cuando me digas una cosa que yo ya sé, te voy a decir: ‘estás muy wikileak’”.