Cultura
Ver día anteriorSábado 4 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
La FIL 2010

Realizan caricaturistas la mesa redonda El Chamuco y los hijos del Averno

Wikileaks prueba que es difícil cerrar la información
Ericka Montaño Garfias
Enviada
Periódico La Jornada
Sábado 4 de diciembre de 2010, p. 8

Guadalajara, Jal., 3 de diciembre. La tarde de este viernes Rius, los caricaturistas de La Jornada, Rafael Barajas, El Fisgón, Antonio Huelguera, José Hernández, además de Patricio, Erasmo y Cecilia Bolio, participaron en la mesa redonda El Chamuco y los hijos del Averno, donde dieron a conocer una serie de filtraciones a los que llamaron WakaLeaks: mezcla de guacamole y materiales malolientes.

Tras la serie de cables y documentos secretos que solicitan información de diversa, variada y controvertida índole acerca del gobierno mexicano, y de funcionarios públicos y de la Iglesia católica, los moneros se refirieron, ya en serio, al caso Wikileaks y a las acciones en contra de la libertad de expresión.

“Creo que el tema de los medios es complejo. Lo que ocurre con Proceso me parece algo muy grave. Están cambiando los medios y la gente tuvo que cambiar. El poder siempre ha buscado controlar la información y lo hace de muchas maneras, desde enviar provocadores hasta censurar. Durante mucho tiempo la censura fue el gran mecanismo de control de la información, el más importante, pero con las nuevas tecnologías esto tuvo que cambiar forzosamente”, dijo El Fisgón para responder a una pregunta del público.

Al existir Wikileaks o Internet “es difícil cerrar la información, esto es lo que demuestra WikiLeaks: al final de cuentas es un portal y una operación contable mucho más modesta que cualquier gran periódico del planeta, y ahorita tiene girando a Washington, y lo tiene activando a todos sus abogados y redes informáticas para tumbar el portal. Es un hecho que en tiempo del Internet, la censura ya no es posible, lo que si se dan son nuevos mecanismos de control de la información y son muy claros”.

Uno de esos mecanismos es que los grandes consorcios determinan la agenda del debate y echan mano de operativos sicológicos y de desprestigio, agregó El Fisgón. “En México hemos visto estas operaciones una y otra vez. Televisa las ha usado para denostar a sus enemigos políticos –desde 68 lo hace, lo hizo con Cárdenas, con el subcomandante Marcos, con López Obrador– hasta a sus enemigos económicos”.

Esta campaña contra Proceso “tiene un tufo de operativo sicológico. Lo que dicen los señores de Televisa, no te explica lo que pasa en la revista; pero lo que publica Proceso sí te explica lo que ocurre con el gobierno y con Televisa”.

El Fisgón no descarta que pasado mañana nos hagan una cosa de est tipo; nosotros sí confiamos a sí mismos, y espero que ustedes confíen en nosotros. Podrán acusarnos de muchas cosas: que metemos la pata, que somos unos necios y unos dogmáticos pero no de mentir deliberadamente, de que recibamos dinero. Si nos equivocamos, lo hacemos en buena lid.