Cultura
Ver día anteriorJueves 9 de diciembre de 2010Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Dan a conocer La Iglesia contra México, libro editado por el sello Orfila

Rodríguez Araujo: la defensa del laicismo es algo que la jerarquía católica no entiende

La institución se empeña en obstaculizar la educación sexual integral, dice antropóloga

Foto
Octavio Rodríguez Araujo durante la presentación del libro La Iglesia contra México, que coordinó el articulista de La JornadaFoto Carlos Cisneros
Ángel Vargas
 
Periódico La Jornada
Jueves 9 de diciembre de 2010, p. 8

Vulnerar la laicidad del Estado mexicano es uno de los principales empeños de la jerarquía católica y sus voceros desde que en 1991 el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari promovió la reforma al artículo 130 constitucional, como pago porque el Partido Acción Nacional no denunció el fraude electoral de 1988.

Así lo sostuvo la antropóloga María Consuelo Mejía, fundadora de la asociación Católicas por el Derecho a Decidir, durante la presentación del libro La Iglesia contra México, efectuada la noche del martes en esta ciudad.

“Y estos empeños –definió– han recaído principalmente en la obstaculización de programas de educación sexual integral desde los primeros años de la vida escolar, que salvaría a niñas y niños del abuso; en impedir la distribución de la cartilla para los adolescentes que hacía mención del uso del condón y la pastilla de emergencia que protegen a adolescentes y jóvenes de embarazos no deseados y de enfermedades de transmisión sexual; en impedir campañas masivas de promoción del empleo de condones para combatir la expansión del VIH-sida.”

Posiciones de privilegio

Acompañada en el acto por el politólogo Octavio Rodríguez Araujo, coordinador del volumen; el jurista e investigador John M. Ackerman, y el sicólogo y académico Josué Tinoco Amador, Mejía habló acerca de las causas de la mala imagen y el debilitamiento que la Iglesia católica vive hoy en el país.

Definitivamente tiene que ver con lo absurdo de las normas políticas, posiciones y actitudes de los representantes de la alta jerarquía católica en México y en todos los países donde tienen sitios de privilegio y pretenden imponer su concepción de la moral única en las políticas públicas, aprovechar su investidura para hacer grandes negocios y aumentar sus fortunas personales o abusar de su poder simbólico para violar los derechos humanos de mujeres, jóvenes, niños y niñas, explicó.

Más aún, han aprovechado sus posiciones de privilegio para violar las leyes civiles de los países donde tienen presencia y encubrir los crímenes de abuso sexual.

Rodríguez Araujo, quien como Ackerman es articulista de La Jornada, destacó cómo en años recientes la Iglesia católica no sólo se ha dedicado a atacar el Estado laico y las instituciones del país. “El colmo –subrayó– es que ha buscado que nuestra legislación se subordine a las llamadas leyes de Dios, que no son otras que las que dicta el Vaticano”.

Sobre el libro La Iglesia contra México, explicó que su intención es alimentar el debate sobre las posiciones de la institución católica, la cual siempre ha querido imponerse a los mexicanos desde la época colonial, y destacó que una de sus características es no estar atado a una sola posición, al incluir colaboraciones de creyentes, agnósticos y ateos.

Contra una religión de Estado

La posición de los autores, aseveró Octavio Rodríguez Araujo, no es necesariamente antirreligiosa, sino una defensa de la pluralidad, la tolerancia, la democracia, que incluye el reconocimiento del otro, y una crítica a aquellas actuaciones de la Iglesia que van en contra de estos temas y otros que están en la mesa de debates en relación con ella y sus intromisiones con carácter de exigencia.

A decir del politólogo, algo que no ha entendido la alta jerarquía católica es que en países como el nuestro, donde la mayoría de la población comulga con esta religión, la representación política, con sus excepciones, ha defendido y defiende el laicismo en leyes e instituciones, como la educativa y la de salud, y se opone a que haya una religión de Estado.

Por lo mismo, la Iglesia se opone no sólo al laicismo, sino también al aborto, a la píldora anticonceptiva, a las preferencias sexuales, al matrimonio y a la adopción entre personas del mismo sexo, manifestó.

Pero no se opone con la misma energía, salvo en el discurso, y a veces, a la explotación del trabajo, la marginación y la discriminación de los pobres y los indios, a la militarización del país y a otras consecuencias de los malos gobiernos y del capitalismo salvaje en que vivimos. Esta es la Iglesia que ha estado y está en contra de México.

Editado por el sello Orfila, el volumen reúne una veintena de trabajos de especialistas en diferentes campos, como la política, la antropología, el derecho, las ciencias naturales y sociales, la sociología y la sicología.

La lista de autores incluye, además de los ya mencionados, a Bernardo Barranco y Javier Flores, entre otros, así como a los caricaturistas de La Jornada, Helguera, Hernández, Rocha y El Fisgón.